Por Redacción Canal Abierto | Ayer las vidrieras de los bancos amanecieron afichadas con la convocatoria a un paro que desde hoy se prolongaría al martes próximo. Finalmente la medida fue suspendida luego de que el sindicato La Bancaria lograra a última hora que el Ministerio de Trabajo homologue el acuerdo salarial alcanzado en noviembre pasado.

Los bancarios ganaron de esta manera un incremento salarial del 24,5% y una cláusula de actualización automática cuando la inflación supere el 19,5%. Ningún trabajador cobrará por debajo de los 25.500 pesos, retroactivos a enero. Asimismo, alcanzaron un bono por una única vez que oscila entre 21.600 y 39.000 pesos, en concepto del día del bancario (6 de noviembre).

La pulseada a favor de los trabajadores sienta un precedente muy importante: es el primer acuerdo paritario del año para el sector privado y perfora el techo salarial del 17% que fogonea el gobierno nacional y la inmensa mayoría de las provincias.

Además, introdujo entre los ítems del aumento una compensación por la pérdida del poder adquisitivo durante 2016 (4% sobre el salario de diciembre) y una participación en las ganancias de las empresas, fijada en 1100 pesos.

Juez y parte

De manera obscena, el Ministerio de Trabajo se había negado a homologar el acuerdo entre La Bancaria y las cámaras patronales a fin de año pasado. Lo hizo amparándose en que la Asociación de Bancos de la Argentina, que nuclea a las entidades extranjeras, no firmó el acta que sí suscribieron los capitales nacionales y públicos.

Es más: la cartera que conduce Jorge Triaca llegó a apelar la semana pasada el fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo que obligaba a la patronal extranjera a ejecutar el acuerdo paritario.

Semejante simbiosis entre el capital y el gobierno no podría entenderse sin explicar la relación que los une. “Se ve más consolidada con estos seis bancos extranjeros con sede en Argentina que van a prestarle mil millones de dólares cada uno para que el gobierno trate de cubrir el déficit fiscal de 2017”, expresó días atrás al portal Notas Sergio Palazzo, Secretario General de La Bancaria.

De acuerdo a un informe publicado por el Banco Central el año pasado, el sector bancario estuvo al tope de los favorecidos por la política económica oficial. Durante 2016, incrementó sus ingresos genuinos en un 38% y obtuvo dividendos (ganancia de los accionistas) por 74.560 millones de pesos.