Redacción Canal Abierto | El secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado, Hugo Godoy, anticipó que la propuesta del sindicato en una futura paritaria rondará en un incremento salarial del 38%, resultado de la pérdida el poder adquisitivo durante 2016 calculada en un 13% más el 25% de inflación estimado por consultoras privadas para este año.

Como contracara, el Gobierno intentará replicar el “modelo Vidal” con una oferta del 18% en cuatro cuotas. Ese fue el porcentaje que en diciembre pasado fijó la gobernadora bonaerense para los estatales, convalidado por los sindicatos UPCN, SOEME, FEGEPBA, AERI y Salud Pública.

Sin embargo, hubo otros gremios que obtuvieron incrementos por encima de la intención del gobierno. Los aeronavegantes, por ejemplo, en un 44%, los fruticultores de Río Negro y Neuquén en un 35%, lo mismo que los trabajadores de gaseosas. Los bancarios en tanto, tras una dura pelea, alcanzaron el 24%.

El escenario entonces se avizora ríspido. Godoy anticipó que entre hoy y mañana, la conducción de ATE definirá la fecha de una medida de fuerza. Su par bonaerense, Oscar de Isasi, confirmó en conferencia de prensa que mañana protagonizarán una jornada provincial de lucha y un paro de 48 horas para el 6 y 7 de marzo, que incluirá una protesta sobre el Puente Pueyrredón.

Sobre la actividad convocada para el 22 de febrero, de Isasi precisó que marcharán a la Dirección General de Escuelas en La Plata a reclamar la devolución del descuento sobre los salarios aplicado en represalia por el ejercicio del derecho a huelga.

“Hubo una resolución de la jueza Martínez que intimó al Gobierno a devolver a los afiliados de UDOCBA los montos descontados por paros”, señaló de Isasi. “También tenemos dos medidas cautelares favorables dictadas por el juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 1, que expresan que no se puede efectuar descuentos por días de paro a trabajadores del Estado relacionados con la paritaria 2016, ya que la misma se encuentra judicializada y todavía no hay sentencia”, agregó.

La medida de fuerza prevista para marzo, en tanto, es por el establecimiento de salarios por encima de la línea de pobreza estimada en 13 mil pesos, el pase a planta permanente de 19 mil trabajadores y la ejecución del presupuesto para hospitales y escuelas.