Redacción Canal Abierto | Los índices económicos no alientan la esperanza de reactivación que agita el oficialismo. A la pronunciada caída en la industria y la lluvia de dólares que no llueve, se le suma un nuevo índice desalentador. Según el Indec, los precios al consumidor escalaron en marzo al 2,4% que, sumado a la inflación de enero y febrero, acumula más de un 6% en el primer trimestre.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC), que se calcula en la Ciudad de Buenos Aires y los 24 partidos del Gran Buenos Aires, refleja una inflación aún mayor a la anunciada por los analistas privados, empujada hacia arriba por los rubros alimentos y bebidas (3% respecto del mes anterior), indumentaria (4,8%) y los sectores relacionados con la educación (5,6%) que tienen alta presencia en el mes en que se inició el ciclo lectivo.

El otro rubro que empuja la inflación son los servicios (2,2%), impulsado por la electricidad y las expensas y seguido por “transporte y comunicaciones” (1,2%) que incluye a los peajes en la zona metropolitana.

En lo que refiere a la canasta básica, los alimentos que sufrieron un aumento mayor en relación a febrero fueron las carnes (5%) y las verduras (7,7%). También aumentaron por arriba del promedio el pan francés (5,4%) y el queso cremoso (5,9%). En este rubro sólo bajaron las frutas, que costaron un 2,2% menos que el mes anterior.

Con este dato, el primer trimestre acumuló un incremento del 6,29%, luego del 1,3% de enero y del 2,5% de febrero. Las proyecciones indicarían una inflación anual cercana al 25%, que es el valor con el que los sindicatos discuten sus paritarias, muy por encima del 18% del techo salarial que intenta imponer el Gobierno.

Nuestros temas