Redacción Canal Abierto | El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) atraviesa un momento de crisis, y quienes forman parte de la industria están al tanto y no piensan mantenerse al margen. Muestra de ello fue la movilización de este lunes, en que realizadores y trabajadores denunciaron su intervención y el desfinanciamiento del Instituto.

Todo comenzó el pasado 11 de abril cuando -producto de una denuncia mediática sobre malversación de fondos- el Gobierno desplazó a quien era el director del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Alejandro Cacetta. Esta decisión no tardó en interpretarse como una intervención al ente autárquico, principal organismo de fomento a la producción de cine en Argentina. Hoy le siguió la renuncia de Pablo Rovito, quien hasta hoy era el titular de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), que depende del Instituto.

A esto hay que sumar las sospechas de un intento gubernamental para desfinanciar el organismo, y que tomó fuerza en las últimas horas con un video que se hizo viral. El mismo -protagonizado por actores- explica que el INCAA es un ente que se autofinancia producto de la retribución de gravámenes especificados en la Ley de Cine, como el 10% de cada entrada de cine vendida y el 25% de la recaudación del ENACOM (ex AFSCA). Este último canon – que se consigue por impuestos que se cobran a empresas privadas de radiodifusión en el país (canales de televisión abierta y los proveedores de televisión por cable y satelital)- es el que denuncian estaría en peligro.

Si bien el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Cultura, Pablo Avelluto fueron los primeros en intentar apaciguar los ánimos, la incertidumbre y la desconfianza ya hizo mella en los trabajadores de la industria audiovisual. En las últimas horas esto se sintió fuerte en las redes sociales y en declaraciones a la prensa de reconocidos realizadores y actores, entre ellos Carlos Martínez a Canal Abierto.

Fotos de: @Dicoluciano