Por Sergio Alvez | Desde el jueves y hasta el lunes, se realiza en Río Negro la marcha de Pueblos Indígenas, en rechazo al proyecto del nuevo Código de Tierras impulsado en la legislatura provincial por el gobernador Alberto Weretilneck. “Petu mongueleiñ, fey muta trekaleiñ” (estamos vivos, por eso caminamos) es la consigna de una movilización que recorrerá 800 kilómetros, encabezada por Comunidades Mapuches que habitan la Patagonia, pero que cuenta con el apoyo de numerosos Pueblos y Naciones Originarias, así mismo de organizaciones sociales de todo el país.

El mismo día que concluye la marcha en Viedma, se inicia en Brasilia el “Acampamento Terra Livre” (ATL), manifestación que durante cuatro días reunirá a más de un millón y medio de indígenas provenientes de todo Brasil, realizada ante un contexto de brutal ofensiva contra los Derechos Indígenas en ese país. El objetivo primordial de esta actividad –que prevé ser la mayor concentración pública de Pueblos Indígenas en la historia brasileña- es unificar las luchas en pos de la defensa de los derechos de los Pueblos Originarios que están siendo avasallados a partir de políticas anti-indígenas, según explican desde la organización.

Estas dos actividades, en Río Negro y Brasilia, resumen de algún modo la creciente organización y la expansión de la lucha de los Pueblos Originarios en un escenario continental donde la mayoría de los gobiernos profundizan sus políticas de saqueo territorial y discriminación.

 

La Patagonia Rebelde

La marcha en la Patagonia se divide en dos columnas. Una de ellas partió desde  la ciudad de Bariloche, a través de la ruta Nacional 23, previendo atravesar las localidades de Ingeniero Jacobacci, Valcheta, y finalizando el domingo en Viedma. La otra columna saldrá desde Catriel hasta Fiske Menuko (Roca) hasta alcanzar Sierra Colorada, para luego arribar a Viedma el 24 de abril. Ambas se encontrarán para  marchar hasta la casa de Gobierno, donde se entregará un documento consensuado.

En la convocatoria, se comunicó lo siguiente:

“El Pueblo Mapuche convoca a la marcha provincial por el derecho a la tierra sin contaminación, en rechazo del nuevo Código de Tierras Fiscales que el gobierno provincial quiere imponer sin consulta previa, libre e informada (establecida por el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas y la Declaración Americana sobre Derechos de los Pueblos Indígenas).

Con este proyecto de ley se pretende terminar el histórico reclamo territorial Mapuche-Tehuelche al no reconocer la preexistencia de los Pueblos Originarios y disponer de las más de 5 millones de hectáreas, relevadas como territorio ancestral por la Ley 26.160, al servicio de la mega minería, el modelo extractivista de petróleo y gas por vías no convencionales, el monocultivo, el turismo para pocos y la continua extranjerización de la Patagonia. Esta ley atentará contra el Art. 75 Inciso 17 y 22 de la Constitución Nacional y el Art. 42 de la Constitución Provincial al no priorizar la entrega de tierras a los Pueblos Originarios en pos del modelo extractivista. Se trata de un proyecto que perpetúa la senda de la derogación de la Ley Anticianuro realizada en las vísperas navideñas del año 2011″.

 

Brasil: hacia un encuentro histórico

“Acampamento Terra Livre” se constituye en un momento de importante articulación entre movimientos indígenas de todo Brasil, que vienen luchando contra la paralización de la demarcación de territorios indígenas, recortes presupuestario en instituciones públicas orientadas a los Pueblos Originarios, iniciativas legislativas anti indígenas que se tramitan en el Congreso de la Nación, emprendimientos extractivistas que afectan directamente a las Comunidades, la precarización de las políticas sanitarias para Pueblos Indígenas –que se repite en el área de Educación-, la negación al acceso a la Justicia y la criminalización de líderes indígenas, entre otros puntos.

Durante los tres días que dura el evento, acontecerán marchas, actos públicos, audiencias con autoridades de los tres poderes estatales, debates públicos y actividades culturales.