El 16 de febrero de 2007, la joven peruana residente en La Plata Sandra Ayala Gamboa se dirigió a las oficinas del Archivo del Ministerio de Economía en dependencias de Rentas (hoy Arba), respondiendo a un aviso clasificado de oferta laboral. Nunca más fue vista con vida. Una semana después, obreros que trabajaban en remodelaciones del inmueble encontraban su cuerpo sin vida. Pericias posteriores indicarían que fue violada antes del asesinato.

Desde entonces, el edificio ubicado en 7 y 45 de la capital bonaerense no volvió a ser utilizado y el lugar devino en un emblema de la lucha contra la violencia de género en la ciudad de las diagonales. A diez años del femicidio, el gobierno de la provincia planea volver a poner en funcionamiento el espacio. Días atrás, Nelly Gamboa recibió un llamado de las autoridades informándole la resolución. Familiares de Sandra y organizaciones de género piden que en el lugar funcione un centro de ayuda a las víctimas.

 

Descargar