Redacción Canal Abierto | El paro conjunto que llevan adelante desde las 00:00 de hoy los petroleros santacruceños y los estatales agremiados en ATE se nuclea bajo la consigna “Por aumento salarial y en defensa de los puestos de trabajo en la empresa estatal YCRT y petroleros” y constituye un hito. Es que por primera vez un sindicato de trabajadores estatales y uno de trabajadores privados coordinaron una actividad de lucha que significó un paro total de actividades en toda la provincia.

“Le exigimos al gobierno nacional la reincorporación de los 79 compañeros de ATE despedidos en la empresa estatal YCRT”, explicó Alejandro Garzón, secretario general del sindicato estatal en Santa Cruz, en diálogo con Canal Abierto. En el mismo sentido, le respondió al presidente Mauricio Macri, quien volvió a calificar al Estado como “un aguantadero de la política”, esta vez en relación al conflicto en la provincia patagónica. “Sabemos que cuando el Presidente habla del ‘aguantadero’ es un pedido para echar trabajadores. Éste es un gobierno que va por el achicamiento del Estado y la privatización de YPF”, afirmó el dirigente.

Garzón también responsabilizó de la situación al gobierno provincial a cargo de Alicia Kirchner, quien en declaraciones a LU 14 Radio Provincia le respondió a los pedidos presidenciales con la siguiente afirmación: “¿Cuál es el plan serio? ¿Echar gente? No lo voy a hacer”. Para Garzón, sin embargo, “los dos gobiernos tienen responsabilidad”. Y recordó: “en el medio quedamos los trabajadores que no cobramos los sueldos”.

Sobre el gobierno provincial precisó que es necesario que “toque intereses” para salir del conflicto: “Hablamos de las rentas de las mineras, de las petroleras, de la renta ictícola, de aplicar un impuesto inmobiliario a las grandes extensiones de tierra que en su mayoría no pertenecen a santacruceños sino que están en manos extranjeras. Y también de recuperar los 30 millones de pesos mensuales que el gobierno de Macri les sacó a las exportaciones por puertos patagónicos”.

De cara al paro de hoy, el dirigente había anunciado una “escalada de medidas de fuerza” si los reclamos no son oídos: “Si no hay respuestas, iremos al paro de 48 horas. Si no hay respuestas, de 72 o 96. Y, si no, serán 120 horas de paro”.

El contexto

Entretanto, -luego de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuviera durante su exposición ante el Senado que Santa Cruz es “una provincia con riquezas naturales que debe encontrar el modo de sanear sus cuentas públicas”-, un informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), que coordina Claudio Lozano, afirma que “la provincia (por lejos la más deficitaria del país respecto a sus gastos) no cubre con sus recursos totales ni siquiera sus gastos corrientes”.

El estudio sostiene que es “absurdo pretender resolver la situación vigente por vía de la reducción de los salarios o el empleo estatal”. “Aun si se ajustara el gasto salarial bajando los salarios a la mitad, ni aún así se eliminaría el déficit. No sólo se terminaría de incendiar la Provincia, sino que tampoco se lograría sustentabilidad fiscal”, agrega.

Para Lozano, una posible salida del conflicto implica “asistencia nacional a la provincia” asociada a “una reforma fiscal que privilegie el incremento de la recaudación provincial y que asocie la recaudación por regalías a las actividades más dinámicas. Junto a estos objetivos debe encararse una reforma productiva que cuestione el paradigma extractivista y exportador de la provincia y que asocie la explotación de sus recursos minerales a encadenamientos productivos locales”.

Mientras, la calle se moviliza. Anoche Río Gallegos fue escenario de una asamblea pública de 500 personas bajo la consigna “salud, justicia, educación y salario”. Los asistentes repudiaron la represión y reclamaron por el comienzo de las clases. También hubo críticas para el secretario de Derechos Humanos provincial, Horacio Pietragalla, para el kirchnerismo, exigencias hacia el gobierno nacional, y un apoyo al reclamo de los jubilados que llevan un acampe de 26 días en la calles en espera de cobrar los haberes adeudados.