Redacción Canal Abierto | Desde ayer, la Campaña Nacional contra las violencias hacia las Mujeres realizó un acampe frente al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) para exigir la implementación de políticas públicas, medidas concretas y presupuesto real para combatir la violencia de género cotidiana.

La decisión inicial de que el acampe fuese por tiempo indeterminado se anunció esta mañana luego de la negativa de la titular del Consejo, Fabiana Tuñez, a recibir el petitorio de 17 puntos que acercaron las organizaciones sociales, agrupaciones feministas y LGTTBI que componen la Campaña. Denunciaron también haber sido recibidas “con un exacerbado operativo policial, con más de cien efectivos y móviles” en la puerta del CNM y a metros de ingresar a la sala de reunión.

El planteo principal del pliego es la exigencia de una ley de emergencia en violencia de género que incluya un presupuesto integral para abordar el problema. “Lo que exigimos como primordial es una línea de financiamiento para mujeres que están sufriendo violencia de género, que se agrava en el marco de ajuste económico, desempleo, tarifazos. Durante abril sucedieron 28 femicidios, varias desapariciones y cientos de denuncias a la línea 144”, explica Sabrina Bruno, militante del Frente de Organizaciones en Lucha que participa de la Campaña.

Se trata, según explicaron en un comunicado, de “que el Estado tenga una respuesta concreta” ante una situación de violencia “que mata a una mujer por día”.

Seis pesos por mujer

El problema presupuestario del CNM ya fue motivo de debate este año cuando el Boletín Oficial publicó un recorte de 67 millones de pesos en la partida asignada al organismo. Tuñez y el propio presidente Mauricio Macri tuvieron que salir a desmentir lo que fue calificado como un “error”. Sin embargo “hoy por hoy el presupuesto del CNM sigue siendo muy bajo para la cantidad de mujeres y otras identidades que habitamos el país. No alcanza: se destinan entre 6 y 10 pesos por mujer”, detalla Bruno.

Las organizaciones piden que se convoque en forma urgente a una mesa de diálogo que involucre a los Ministerios de Salud, Educación, Desarrollo Social y Trabajo para dar curso a los puntos básicos del petitorio que apuntan a paliar la situación. Los mismos incluyen la duplicación de centros integrales de atención para las víctimas en todo el territorio, la creación de un registro unificado nacional de índices de femicidios y travesticidios y de denuncias por violencia de género, y el fortalecimiento de los programas de salud sexual integral, entre otros.

Mientras tanto, cerca de 700 militantes de género sostienen el acampe a metros del Congreso con paneles formativos e informativos, talleres de prevención de violencias y una radio abierta.

 

Foto portada: Alfredo Martínez