Redacción Canal Abierto | Entre noviembre de 2015 (un mes antes del cambio de Gobierno) y abril de 2017, la pérdida de poder adquisitivo de los estatales llegó al 15,1 por ciento y de los privados al 6,3, según un estudio elaborado por los trabajadores de la junta interna de ATE en el INDEC.

El deterioro salarial se explica por una inflación acumulada del 58 por ciento desde entonces hasta abril de 2017 (sólo en 2016 alcanzó los 40 puntos), producto del efecto de la devaluación, los tarifazos, la ausencia de controles a oligopolios que fijan los precios, entre otras medidas y desmedidas de gobierno.

Las cifras alarman, pero revisten aún mayor preocupación a futuro al tener en cuenta el acuerdo paritario a la baja que acaba de pactar UPCN con el Gobierno, que prevé un magro incremento del 20 por ciento para los estatales nacionales, o el de otros gremios del sector privado cercanos al macrismo (por ejemplo, la UOCRA acordó el 21).

Los índices de inflación de los primeros cuatro meses de 2017 estuvieron por encima del promedio de 1,5 mensual –meta planteada por Federico Sturzenegger, director del Banco Central-, haciendo cada vez más lejano el ilusorio objetivo de un 17 por ciento para este año.

Es más, el acumulado del primer cuatrimestre ya alcanzó el 9,1 por ciento, lo que auspicia un cierre de año por encima de los 27 puntos porcentuales.

Por lo tanto, si la inflación de este año ronda entre el 25 y 30 por ciento, el documento de los trabajadores de ATE INDEC señala: “Sólo para recuperar lo perdido desde la gestión del nuevo gobierno, los aumentos de la próxima discusión paritaria no deberían ser inferiores al 35%-40%, o bien deberían ser iguales a la inflación pero incluyendo una compensación inicial equivalente a alrededor de casi dos meses de salario (unos $ 25.000 para un trabajador D0, por ejemplo)”.

Ya no se trata de una trama oculta o velada, o bien un intento de correr por izquierda a Cambiemos. El documento elaborado por los trabajadores del instituto de estadísticas vuelve a poner de manifiesto el principal objetivo del Gobierno en materia económica: reducir los costos vía ajuste del bolsillo.

A continuación, reproducimos la escala de valores publicada: