Redacción Canal Abierto | Diremos algo que nunca se dijo: en cuestiones electorales, la provincia de Buenos Aires “es la madre de todas las batallas”. Es por eso que la disputa de los encuestadores por vaticinar los resultados en ese territorio suma un nuevo round cada día, y esta semana ya sonó la campana.

Dos nuevas encuestas arrojan resultados encontrados que inclinan la balanza hacia una u otra fuerza electoral y especulan con escenarios posibles.

Por un lado, el informe que dio a conocer el consultor Hugo Haime sostiene que la alianza entre Sergio Massa y Margarita Stolbizer lidera la provincia, incluso si Cristina Fernández de Kirchner se presenta como candidata a senadora.

La fórmula de la alianza entre el Frente Renovador y el GEN (1País) obtendría –según este sondeo realizado del 13 y el 18 de mayo en el Conurbano, algunas ciudades grandes y distritos chicos del interior bonaerense- el 29,3%. En este escenario, con internas abiertas del Frente para la Victoria, CFK junto a Daniel Scioli alcanzarían el 27,2%, mientras que Florencio Randazzo y Julián Domínguez llegarían al 7,2%. Esteban Bullrich y Gladys González, de Cambiemos, obtendrían un 24,6% que, aunque representa un tercer lugar, supera en diez puntos los vaticinios de otras encuestadoras que le auguran resultados mucho más modestos. Por su parte, los candidatos del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño y Andrea D’Atri, obtendrían el 5,3%.

Sin embargo, Haime aclara que, si Randazzo no se presenta, la fórmula Massa/Stolbizer sería la más beneficiada: subiría al 31,5%, mientras que Kirchner/Scioli llegaría al 29,5%. Los candidatos oficialistas no sufrirían casi variación, ya que en este escenario llegarían al 24,8%.

El electorado “randazzista”, según los números de Haime, no es parte del núcleo duro del FpV sino miembro de un mix ideológico conocido por los encuestadores como la “ancha avenida del medio” que podría oscilar su voto entre el hombre de Chivilcoy, los candidatos del Frente Renovador-GEN u otra de las opciones políticas en carrera, pero que es reacio a inclinarse por las dos fuerzas más polarizadas de la famosa “grieta”.

Si, por otro lado, CFK no se presentase como candidata, Massa/Stolbizer seguirían liderando la intención de voto con 29,6%. Haime especula entonces con una fórmula del FpV integrada por Scioli y la intendenta de La Matanza, Verónica Magario. En ese caso, ambos llegarían al 25,1%, mientras que la opción Randazzo sumaría 8,1%. La fórmula de Cambiemos seguiría tercera con el 24,6%.

El único escenario que le daría la posibilidad al oficialismo de acceder al segundo lugar es el de una boleta del FpV liderada por Magario y su par lomense, Martín Insaurralde. Pero no porque Cambiemos sumase así más votos, sino porque el FpV obtendría menos. En ese caso, el Frente Renovador-GEN alcanzaría el 32,4% de los votos; Cambiemos obtendría el 24%, Magario/Insaurralde, el 21%; y Randazzo llegaría al 9,4%.

A contramano de los números de Haime se encuentra el sondeo de Gustavo Córdoba y Asociados, que se realizó días antes del 25 de mayo, el día en que la ex mandataria hiciera su reaparición pública a través de una entrevista televisiva desde el Instituto Patria.

Para esta consultora –que no midió intención de voto- la ex presidenta es la única dirigente con una imagen en crecimiento en la provincia de Buenos Aires, mientras que la imagen de Massa se desploma.

CFK pasó de una imagen positiva del 48,4% en abril, al 51,1% en mayo. La curva es más pronunciada si se toma desde agosto de 2016, cuando estaba en 42,2%. Su imagen negativa, por otro lado, cayó diez puntos en nueve meses, y ahora se encuentra en el 46,7%. Massa, en tanto, pasó de 39,5 a 34,2% entre abril y mayo, y su imagen negativa trepó en un mes del 51,3 al 54%. Stolbizer no lo ayuda, ya que su imagen positiva cayó del 45,2 al 41% de abril a mayo, y la negativa subió del 44,8 al 47,6% en el mismo período.

Randazzo se mantiene estable: 47% de imagen positiva, y 37,3% de negativa.

Los candidatos de Cambiemos tienen, en la provincia, un problema mayor que la falta de simpatizantes: no los conocen. Al menos eso sucede con el posible candidato a diputado, el neurocientífico Facundo Manes, que suma entre el “No lo conoce” (19,5%) y el “No sabe/No contesta”  (26,9%) a casi la mitad del electorado. Bullrich, por su parte, ostenta un 46,3% de imagen negativa contra un 33,2% de positiva.

Estos resultados son similares a los que dio a conocer la consultora Dicen hace pocos días, que sí medían intención de voto. Allí, una posible candidatura de Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli conseguía un 41% en un escenario sin internas del Frente para la Victoria. De haberlas, un 33% se inclinaría por esa fórmula y un 12% por Florencio Randazzo. La alianza “1País” sería la segunda fuerza con el 25%, y Cambiemos alcanzaría apenas el 16% de los votos.

Lo que se juega cada uno

Si bien en territorio bonaerense Cambiemos, al parecer, corre la carrera desde atrás, también es quien tiene menos para perder. De las 35 bancas que se ponen en juego en la Cámara de Diputados, sólo 3 son oficialistas: la macrista Soledad Martínez y los radicales Ricardo Alfonsín y Héctor “Cachi” Gutiérrez. Había una cuarta banca que correspondía a Gladys González, quien renunció para asumir la presidencia de ACUMAR y su reemplazante, Verónica Couly, asumió por el massismo.

El Frente Renovador, por su parte, arriesga 11 lugares en la Cámara baja, entre ellos el del propio Sergio Massa, que iría como candidato a senador. Los demás legisladores de esta fuerza que vencen su mandato en diciembre son Felipe Solá, Gilberto Alegre, Horacio Alonso, José Ignacio De Mendiguren, María Ehcosor, Mónica Litza, Liliana Schwindt, Mirta Tundis y la delasotista Claudia Rucci. Si se suma Couly, las bancas en juego serían 12. También habría que restar a Héctor Daer, quien formó hace pocos días el monobloque “De los Trabajadores” y expresó su apoyo a una candidatura de Randazzo; y sumar la banca de Margarita Stolbizer, quien termina su mandato por el GEN.

El Frente para la Victoria-PJ es la otra fuerza que más arriesga: 11 bancas, entre las que se encuentran algunas de las figuras más relevantes de la bancada y también más leales al liderazgo de CFK. Se trata del jefe del bloque, Héctor Recalde, Diana Conti, Edgardo Depetri, Juliana Di Tullio, Teresa García, Dulce Granados, Carlos Kunkel, Carlos “Cuto” Moreno, Gustavo Arrieta, Remo Carlotto y Luis Cigogna.

El resto de las bancas en juego se reparte entre diferentes fuerzas. El bloque Justicialista de Diego Bossio arriesga una banca, la de su presidente, Oscar Romero. También terminan su mandato Gabriela Troiano (Partido Socialista); Darío Giustozzi, Franco Caviglia y Eduardo Fabiani (Juntos por Argentina), Sandro Guzmán (Frente Norte); Juan Carlos Giordano (FIT) y Omar Plaini (Cultura, Educación y Trabajo).

En tanto en la Cámara alta, este año Buenos Aires renueva sus senadores, donde actualmente dos son de Frente para la Victoria-PJ -Juan Manuel Abal Medina y María Laura Leguizamón- y el tercero es Jaime Linares, del GEN.

Nuestros temas