Por Inés Hayes

¿Cuál es la situación actual en relación a los derechos humanos en México?

-Una vez más, el asesinato de un compañero periodista muestra el horror de lo que se está viviendo allí.  Javier Valdez era un profesional comprometido con documentar lo que está pasando respecto del crimen organizado, del narcotráfico. Él tenía varias publicaciones donde narraba los horrores que suceden; sabemos que hay cientos de desaparecidos, muchas personas asesinadas y él le daba voz a los familiares de las víctimas del crimen organizado. Si bien se dice que el narco es el que ejecutó este crimen, en realidad fue el Estado mexicano porque él documentaba la complicidad del Estado con el narco.

En otras ocasiones, nosotros como Asamblea de Mexicanxs en la Argentina hemos venido tratando de explicar esto que pasa en México, que lo nombramos como narco Estado porque se ha borrado ya la línea entre el Estado mexicano en sus distintos niveles y los distintos cárteles del crimen organizado. Actúan con los mismos mecanismos: generan miedo y terror en la población para el control de los territorios, porque controlando los territorios dominan la economía. Estamos ante una situación de despojo de las tierras de las comunidades.

Es la profundización a niveles infrahumanos del neoliberalismo…

-Nosotros lo entendemos como un rostro del neoliberalismo, del capitalismo para toda la región que si bien tiene algunas diferencias, también tiene similitudes como lo es el caso colombiano y el centroamericano. En México lleva diez años, que es cuando empezó la guerra contra el narcotráfico con Felipe Calderón en 2006  y lo que pasó fue la militarización completa del país y un control de los territorios.

Nosotros tenemos en Argentina 30 mil desaparecidos durante la última dictadura militar y en México son más de 30 mil los desaparecidos en estos últimos 10 años, más de 200 mil asesinatos, miles y miles de desplazados.

-Según las organizaciones de derechos humanos hay más desaparecidos y asesinados, porque ésa es la cifra oficial y según los organismos esas cifras deben ser triplicadas porque evidentemente con el grado de impunidad mucha gente no denuncia, estamos ante un genocidio, ante una crisis humanitaria. La labor de las organizaciones es poder documentar y denunciar esto y por eso los periodistas se vuelven el blanco. Nuestro rol es denunciarlo internacionalmente: la semana pasada fuimos a la Cancillería, junto con el gremio de periodistas y otras organizaciones de derechos humanos, sociales y políticas a exigirle al gobierno argentino que se pronunciara y presionara al  gobierno mexicano para que reciba a la a los relatores de las instituciones de Derechos Humanos de la OEA y de la ONU. Tenemos que romper el cerco mediático, que la gente pueda enterarse de lo que realmente pasa.

México es uno de los países que tienen la más alta tasa de femicidios, con siete mujeres asesinadas por día. ¿Cómo se están organizando las mujeres en este sentido, que sufren aún más las consecuencias del narco Estado?

-Las compañeras se organizan y denuncian los feminicidios que son frecuentes. Hace poco una de ellas fue asesinada dentro de ciudad universitaria en la Ciudad de México. No hay ningún espacio donde esto no pase. Documentamos y acompañamos a los familiares y a romper el cerco mediático. Acá nosotras marchamos dentro de los trabajadores y trabajadoras migrantes y exigimos también la derogación del DNU que criminaliza a los migrantes.

¿En qué estado está la causa sobre los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa?

-Se cumplen 3 años de la desaparición de los 43. Seguimos con las recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es investigar a los diferentes niveles del Estado. Justicia para los chicos, siempre llevamos los rostros a cualquier acto o movilización que vamos.

Nuestros temas