Redacción Canal Abierto | El 24 de mayo pasado, el secretario general de ATE y la CTA Río Negro con su adjunto, Aldo Capretti, encabezaron una protesta frente a la legislatura provincial que ese día aprobó un endeudamiento de 580 millones de dólares (Plan Castello), con el voto del oficialismo y la mayoría de la oposición.

Los trabajadores fueron reprimidos y horas después Capretti detenido por agentes de civil. Días posteriores, Aguiar también quedó alojado en la Comisaría 1º de Viedma. Ambos acusados por coacción agravada.

La falta de pruebas y la solidaridad de organizaciones sindicales, políticas y de derechos humanos nacionales e internacionales llevó al juez Mussi a resolver su liberación, aunque todavía no definió su situación procesal.

En esta entrevista, los dirigentes narran su experiencia en el calabozo, argumentan su hipótesis sobre los hechos, y apuntan a la complicidad del Gobierno y la Justicia para montar una emboscada y acallar las protestas que el sindicato y la central impulsan contra las políticas salarial y pública del gobernador Weretilneck.

La entrevista completa:

Nuestros temas