Redacción Canal Abierto | “Por un lado, no confiamos en la forma en que están manejando el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) y, por el otro, el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso ha hecho referencia en varias oportunidades a la implementación de una jubilación privada, a los que nosotros nos oponemos fervientemente”. Así resumió Margarita Noia, delegada general de ATE-Anses en la Ciudad de Buenos Aires, los motivos por los que los trabajadores de ese organismo junto con Pami mantuvieron hoy una jornada de lucha en todas las delegaciones del país.

La desconfianza a la que hacen alusión los trabajadores sobre la forma de manejar el FGS por parte de la gestión Cambiemos se suscita, entre otros, en la firma de un memorando secreto con Qatar para enviar dinero de ese fondo a un paraíso fiscal. “Cuando con fondos públicos hacés maniobras secretas, lo que lográs es que la desconfianza. Varias veces han hecho movimientos de dinero del FGS y no tenemos seguridad de que ese fondo no vaya a ser vaciado”, advirtió Noia.

En una conferencia de prensa realizada el jueves pasado donde se anunció la medida, Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de ATE, explicó que las medidas anunciadas expresan “la voluntad de los gremios de defender un sistema previsional estatal, público, justo y solidario; y enfrentar el desfinanciamiento del FGS”. A la lucha también se sumó la Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social (Apops).

Centros de Jubilados y trabajadores de Pami y Anses realizaron paros y movilizaciones en varias provincias y, en la Ciudad, marcharon desde la sede de Pami a la de Anses para visibilizar el conflicto que incluye también un problema paritario, por el que Anses paró el lunes 19.

Conflicto paritario

Luego de a que a nivel nacional UPCN firmara un aumento del 20% en tres cuotas, con adicionales por presentismo y productividad que ATE rechazó y cuestionó, desde Modernización hay un intento por unificar los convenios de los distintos organismos nacionales y ajustarlos a este acuerdo.

“En Anses tenemos un convenio colectivo propio en el que, por ejemplo, ya tenemos un adicional por productividad que nos costó muchas luchas y no queremos que se toque –explica Noia-. También tenemos otro por cumplimiento que se ajusta a las normativas y sólo se pierde por faltas injustificadas. El presentismo que quieren imponer es una ridiculez: si estás enfermo, lo perdés; si estás embarazada y te tomás la licencia por maternidad, lo perdés. Aceptar cualquier modificación a eso es dar un paso atrás. Si quieren unificar, y que todos los trabajadores del Estado tengan el mismo convenio, busquen el mejor, igualen hacia arriba, y lo vamos a aceptar”.