Redacción Canal Abierto | Esta semana comenzaron las exhumaciones de los soldados no identificados enterrados en Malvinas. El equipo de 12 científicos está encabezado por el Comité Internacional de la Cruz Roja, con participación de la Universidad de San Sebastián (España), junto con dos peritos forenses del Reino Unido y dos argentinos: Mercedes Salado y Luis Fondebrider, del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

El grupo de reconocidos especialistas inició las tareas de identificación de los 123 soldados argentinos caídos en la guerra, que permanecen sepultados como NN en el cementerio de Darwin, a 68 kilómetros de Puerto Argentino. Se trata de un acuerdo suscripto por los gobierno de Argentina y el Reino Unido en 2011.

Eduardo Maltez fue soldado en el conflicto bélico, integra la Comisión de Homenaje Permanente a Malvinas de Berazategui, y en conversación con Canal Abierto explicó lo que representa para los ex combatientes empezar a identificar a sus compañeros: “Significa  tenerlos presentes y que de una vez por todas dejen de ser soldados solo conocidos por Dios. Principalmente en Malvinas, para que todo el mundo cuando vaya le rinda honor a ese soldado argentino, como ellos también le rinden honor a sus combatientes ingleses, para que todos los visitantes del mundo sepan quienes fueron”.

El cementerio fue equipado con una unidad mortuoria provisional, para examinar los restos de los que se recogerán las muestras de ADN que luego se analizarán en laboratorios genéticos de Argentina (EAAF-Córdoba), España y el Reino Unido. Los exámenes serán comparados con las muestras tomadas de los 93 familiares que prestaron su consentimiento.

También se utilizaran otros métodos de identificación, como el aspecto físico, la historia médica y odontológica, detalles como fracturas, piezas dentales faltantes o rasgos distintivos, e incluso por las huellas dactilares, dependiendo en las condiciones en que encuentren los restos.

En los próximos días se lanzará una campaña pública de difusión para tratar de localizar a 20 familias que aún no pudieron ser ubicadas.

Maltez integró el Regimiento 7 de Infantería-La Plata y le tocó defender las Islas en cercanías del Monte Longdon. Viajó dos veces a Malvinas, la primera en 2012 con la comitiva que la Asociación Trabajadores del Estado organizó para los 30 años de la guerra, y en febrero del año pasado con un grupo de investigación.

El soldado clase ´62 resalta la diferencia entre el cementerio argentino y los lugares donde descansan los restos de los soldados ingleses: “De un viaje al otro vimos que ellos cada vez avanzan más y tienen cada vez mejor reconocimiento para sus soldados y nosotros quedamos en el ´82, todo abandonado, muchos compañeros quedaron ahí y no tienen ni siquiera su reconocimiento ni un lugar donde puedan descansar en paz”.

“Los familiares de los caídos en los conflictos armados tienen derecho a que los restos de sus seres queridos sean identificados, tal como lo exige el derecho internacional humanitario”, destacó Laurent Corbaz, jefe del proyecto de la Cruz Roja.

  • En Malvinas murieron 649 soldados argentinos
  • 234 fueron enterrados en Darwin
  • 123 no fueron identificados. Sus tumbas llevan la leyenda “Soldado argentino sólo conocido por Dios”
  • Hasta el momento 93 familias aportaron muestras de ADN para ser comparadas. Diez se negaron. Resta ubicar a las otras 20 familias
  • Los restos de los soldados identificados no serán trasladados al continente, salvo expreso pedido de la familia
  • Las tareas se extenderán hasta fines de agosto y el cementerio estará cerrado al público hasta el 30 de septiembre

Por último Eduardo Maltez, que en la actualidad se desempeña como auxiliar de educación en la escuela Nº53 de Berazategui y es delegado de ATE, asegura a este medio que es verdaderamente importante este paso: “En el segundo viaje fuimos con el objetivo de presionar diplomáticamente y de abrir los ojos para ver cómo se están moviendo ellos, nos pusimos la camiseta para informar en las escuelas, hacer películas y distintas iniciativas de concientización, para que Argentina tome protagonismo en el reclamo”.

El comunicado oficial de la casa central de La Cruz Roja (Ginebra, Suiza) destaca que el organismo “tratará estos restos mortales con el máximo respeto a lo largo de toda la operación. Todos los restos exhumados se colocarán en ataúdes nuevos y volverán a inhumarse en el mismo lugar en el que se encontraban. Finalizado el proyecto, se restablecerá el estado original del cementerio”.

La Cruz Roja prevé exhumar entre una a tres tumbas por día, dependiendo de las condiciones climáticas. El informe final -que será entregado a ambos gobiernos- se conocerá hacia finales de año.

Nuestros temas