Redacción Canal Abierto | El gobierno bonaerense realizó hoy una nueva oferta salarial a los gremios docentes: 21,5% de incremento en general y un mínimo de 10 mil pesos para un trabajador inicial, lo que representa en su caso un 24%. De esta manera, cuando en septiembre se efectivice el aumento, un maestro ingresante pasará a cobrar sólo 12.500 pesos.

La propuesta ya fue rechazada la Asociación Trabajadores del Estado, por considerarla insuficiente. “El salario mínimo del docente ingresante sigue estando bajo la línea de pobreza”, aseguró a Canal Abierto Oscar de Isasi, secretario general de la organización. Según el dirigente, nadie puede estar por debajo de los 14.500 pesos, de acuerdo a la canasta básica evaluada por el INDEC.

De la 14º reunión paritaria participaron los ministros de Economía, Hernán Lacunza; de Trabajo, Marcelo Villegas; y el de Educación, Alejandro Finocchiaro, quien a partir del 14 de julio reemplazará a Esteban Bulrrich en la cartera educativa nacional. El resto de los sindicatos, agrupados en el Frente Gremial Docente, darán una respuesta a las autoridades el martes próximo.

El gobierno de María Eugenia Vidal decidió excluir de la agenda el adicional por presentismo y la oferta salarial extendida a tres años, lo que fue valorizado por los docentes como una victoria. Por el contrario, criticaron la continuidad de los descuentos por el ejercicio de derecho a huelga, que incluye indiscriminadamente a trabajadores ausentes por participar en congresos o asambleas orgánicas de los sindicatos.

Este aspecto será motivo de una jornada de lucha que mañana impulsarán en los consejos escolares ATE y el SUTEBA conducido por Roberto Baradel. Desde el gremio estatal, además, exigen el pase a planta permanente de los 19.500 trabajadores que el gobierno reconoce como precarizados. Del total, 11.500 se desempeñan en escuelas.