Redacción Canal Abierto | Desde hace meses la provincia de Santa Cruz está paralizada con huelgas de trabajadores del Estado, docentes, judiciales y profesionales de la salud, porque la gobernadora Alicia Kirchner resolvió hacer frente al ahogo financiero en las arcas fiscales retrasando el pago de salarios públicos.

Olga Reinoso es la secretaria de Organización de ATE Santa Cruz, una de las entidades que en una hermanada articulación con la Mesa de Unidad Sindical hace frente a la política de ajuste con protestas callejeras y la visibilidad de una agenda desoída por el gobierno kirchnerista y el nacional de Cambiemos.

Para la dirigente, que encabeza la lista de candidatos a diputados nacionales por Unidad Popular en el Frente 1 País, existe un pacto de gobernabilidad entre sendas administraciones, que se  tradujo en el compromiso del ministro Frigerio por destrabar un crédito de 750 millones de pesos del Banco Nación y la creación de un fondo fiduciario por 1200 millones, a cambio de congelar el crecimiento del empleo estatal e introducir ítems por productividad y presentismo.

“Ninguna salida será efectiva si no se discute una nueva coparticipación federal para Santa Cruz y una equitativa distribución entre municipios de los ingresos provinciales”, dice la dirigente. Y sostiene que la provincia está acorralada por una matriz productiva condicionada por las políticas de orientación del Estado nacional en materia hidrocarburífera.

Mirá la entrevista completa

Nuestros temas