Redacción Canal Abierto| Agustina Petrella quiso que su segunda hija naciera con un parto humanizado. Así lo hizo saber a la clínica en la que iba a darse el nacimiento. Desde la institución le informaron que no podían acceder a ese pedido y ella presentó una demanda que abarca no sólo a la clínica, sino también a la obstetra y a la obra social.

Descargar

Nuestros temas