Redacción Canal Abierto | En 1993 el uso de plaguicidas en la Argentina era de 30 millones de litros. En 2017 es de 400 millones, y Javier Souza Casadinho asegura que la eliminación de las retenciones aceleró más aún su empleo en la producción de trigo y maíz.

El negocio es redondo: más uso de plaguicidas demanda más uso de plaguicidas. Más uso de plaguicidas afecta la salud en el corto y largo plazo. Provoca cáncer, mal de párkinson y secuelas en el desarrollo cognitivo de los niños.

Javier Souza Casadinho afirma que por su prolongada permanencia en el suelo, por su presencia en el tabaco y en los alimentos, “todos estamos expuestos” a los agroquímicos. Un dato que no pasó inadvertido en sus países de origen: en la Unión Europea hoy están prohibidos algunos de los agroquímicos que hoy se utilizan en la Argentina.

¿Existe la producción alternativa? Nuestro entrevistado sostiene que la agroecología propone otra cosmovisión, otra relación entre el hombre y el ambiente. De carácter político. Impulsada a partir de preguntarnos qué y cómo producimos, qué y cómo consumimos.

La entrevista completa