Redacción Canal Abierto | Las primarias legislativas arrojaron un sinfín de interpretaciones y análisis respecto de la disputa en territorio bonaerense entre Cristina Fernández de Kirchner y el candidato oficialista Esteban Bullrich. Sin embargo, los medios nacionales subestimaron un dato que expresa la delicada situación social y económica de toda una región: en cada provincia patagónica los distintos oficialismos sufrieron reveses electorales, en algunos casos demoledores.

Los resultados del domingo 13 de agosto dejaron en claro que los juegos electorales no siempre responden a una lógica macro, sobre todo cuando hay tanto “pago propio” en juego. Es decir, que al observar el mapa post electoral -con “el diario del lunes”– queda a las claras una ausencia de hegemonía partidaria en todo el territorio.

Aunque la región Patagónica no es una excepción de esta realidad, sí cuenta con una particularidad común: todo los Ejecutivos (La Pampa, Neuquén, Rio Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego) perdieron la elección, ya sean de Cambiemos, el Frente Para la Victoria o de partidos provinciales como el Frente Popular Neuquino.

Si bien una interpretación general resultaría simplista, no es un dato menor el hecho de que –según un informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma–  sea esta la región donde sucedieron el 42 por ciento de los conflictos sociales y laborales.

Según el estudio, en el sector público los conflictos en la Patagonia se concentraron en las administraciones provinciales, lo que podría explicar el fuerte descontento popular para con los gobiernos locales independientemente del color partidario.

Algunos de los ejemplos más resonantes fueron el paro de estatales y docentes santacruceños, por el cual este año se atrasó 105 días el inicio de clases; los dos meses de acampe que en 2016 sostuvieron judiciales, portuarios, profesionales de la salud y jubilados contra la reforma provisional de Rosana Bertone en Tierra del Fuego; las periódicas medidas de fuerza que encabezó la Asociación Trabajadores del Estado en Rio Negro contra las políticas de Alberto Weretilneck; o bien la protesta y posterior represión por los despidos de petroleros de la empresa Tecpetrol en Chubut; entre otras medidas de fuerza.

Mapa de las elecciones en las provincias patagónicas

  • En La Pampa Cambiemos dio el batacazo con el joven macrista Martín Maquieyra, quien se impuso con el 49,21 por ciento frente al 38,51 que acumularon las cinco listas del PJ
  • En un resultado histórico, en Neuquén el Movimiento Popular Neuquino sólo obtuvo 22,30 por ciento, lo que significó un rendimiento muy bajo en relación a pasadas elecciones (en 2015 logró el 40,57; y en 2013 el 41,92). Como contracara, la interna de Cambiemos acumuló un 24,57, una gran diferencia respecto de años anteriores
  • En la provincia de Rio Negro fue contundente el triunfo del Frente para la Victoria con el 40,77 por ciento de los votos, seguido por Cambiemos con el 19,27, y en tercer lugar el oficialista Juntos Somos Rio Negro, del gobernador Alberto Weretilneck, con un magro 18,13
  • El 32,95 por ciento de los electores de Chubut eligieron alguna de las seis listas de la interna del Frente Para la Victoria, mientras que el 26,93 votó por el candidato del oficialista Frente Chubut Para Todos. Muy cerca, en tercer lugar quedó Cambiemos con 25,72 por ciento
  • Uno de los resultados más sintomáticos del domingo fue la rotunda victoria de Cambiemos en Santa Cruz con el 45,87 por ciento. El Frente Para la Victoria obtuvo sólo 29,10
  • En las primarias para diputados nacionales de Tierra del Fuego, el kirchnerista Frente Ciudadano y Social sacó el 21,23%, seguido por Cambiemos con 19,36% y el Frente Tierra de Unión (de la gobernadora Roxana Bertone) con 18,17%

Nuestros temas