Redacción Canal Abierto | El juez Gastón Mercau ordenó la prisión domiciliaria de Milagro Sala, semanas después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sugiriese la búsqueda de medidas alternativas a la permanencia en el Penal de Alto Comedero. La líder de Tupac Amaru permanecerá custodiada a cargo de Gendarmería Nacional y, de ser necesario, de la policía de Gerardo Morales.

La presión local e internacional por la libertad de Milagro Sala se materializó jurídicamente en una medida cautelar presentada por sus abogados defensores, quienes exigían su libertad en atención al grave riesgo para su vida e integridad física.

No obstante, Sala será trasladada recién cuando el otro juez que entiende en los casos que la involucran, Pablo Pullen Llermanos, firme también la medida y cuando esté acondicionada la casa designada en el barrio La Ciénaga, a 20 kilómetros de San Salvador de Jujuy que, según detalló el presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales, Horacio Verbitsky, carece de puertas, ventanas, conexión eléctrica, agua y sanitarios.

El periodista señaló además el vínculo que une a Mercau con el poder político. “El magistrado (titular del Juzgado de Control en lo Penal N° 3 de Jujuy) es yerno de la presidente del Superior Tribunal, Clara De Langhe de Falcone, quien lo designó ad hoc a cargo de las causas contra Sala. De Langhe de Falcone fue la abogada de Morales en una denuncia contra el actual presidente Mauricio Macri por el vaciamiento de la Correo. Luego fue vicepresidente del bloque radical en la Legislatura”.

Nuestros temas