Redacción Canal Abierto | El Centro Cerrado de Niñez Virrey del Pino aloja a 60 jóvenes mayores de 18 años condenados por delitos cometidos siendo menores de edad. Están bajo el Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil, que se rige por la Ley 13.634. Este dispositivo fue creado para evitar que los jóvenes que cometieron delitos graves sean alojados en cárceles comunes. Sin embargo, la situación es distinta.

“Hoy denunciamos una crisis total a la institución. El Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) ha adquirido un gran poder en atribuciones, lo que repercute en los jóvenes, institucionalizando la lógica propia de las cárceles comunes. Esto genera un estado de tensión y conflicto constante, desatando situaciones de violencia”, sostiene el comunicado de los trabajadores del Centro organizados en la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

La crisis a la que refieren se concreta en la falta de personal, de talleres y de actividades socio-educativas para los jóvenes, lo que consideran un “vaciamiento institucional”. Por otro lado, los trabajadores denuncian un avance del SPB que significó la creación de una alcaldía para adultos dentro de la institución.

“Como resultado, los hechos de violencia en los módulos han crecido, poniendo en riesgo la integridad psicofísica de los jóvenes y la de los trabajadores y trabajadoras del organismo de niñez –detallan-. En el último tiempo vivimos situaciones de violencia más propias dela tumba carcelaria que de institución de niñez. Hoy tenemos tres jóvenes en el área de sanidad, dos de ellos poseen heridas con elementos corto punzantes; y dos jóvenes en el sector de admisión (denominada comúnmente como ‘leonera’), con medida judicial de resguardo físico”.

Luego de haber realizado diferentes acciones y reclamos para que el Organismo de Niñez y Adolescencia, a cargo de Pilar Molina, y el director de Institutos Penales, Carlos Nosenzo, aporten soluciones, desde ATE llevarán el reclamo a una jornada provincial de lucha que incluirá un paro del sector de Niñez en la Matanza este 24 de agosto.

Las consignas serán mejoras en las condiciones de vida de los jóvenes alojados, aumento de personal, mejoras edilicias, protocolos de intervención ante situaciones de conflicto, pase a planta permanente de los trabajadores precarizados de la institución, y un acuerdo de trabajo entre el Organismo de Niñez y el SPB, entre otros.

Sin personal, no hay reinserción

El Virrey del Pino depende del Organismo de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires y se encuentra en La Matanza. Actualmente, los 60 chicos que alberga están alojados en tres de los módulos, con veinte habitaciones cada uno. Según el comunicado, muchas de las habitaciones se encuentran en mal estado, tienen inodoros tapados y desbordes, les falta luz, agua, y están infectadas con roedores. Como consecuencia de la falta de talleres, los jóvenes pasan varias horas al día alojados en esas habitaciones.

La falta de operadores de niñez, por su parte, complica trabajar en la reinserción social de los chicos. “Nuestra tarea cotidiana esta reducida a trabajar con la urgencia y la demanda inmediata, lo cual crea un distanciamiento con el joven y la imposibilidad de generar vínculo estable y sólido”, explican desde el organismo.

Nuestros temas