Redacción Canal Abierto | Pese a que el Gobierno nacional insiste sobre los supuestos brotes verdes en la economía, los datos no hacen mas que expresar lo contrario. Sobre todo cuando se trata de la creación (o destrucción) de empleo, y mas aún en lo referente al sector industrial.

Según el último informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, desde septiembre de 2015 la cantidad de trabajadores registrados en la industria manufacturera ha venido disminuyendo ininterrumpidamente. Desde entonces la caída ha sido de casi el 5% (62.817 trabajadores menos).

En términos porcentuales, el mayor retroceso los registran la rama “Radio y televisión” con una caída del 20,1% que se explica casi en su totalidad por la pérdida de puestos de trabajo en los establecimientos fabriles de Tierra del Fuego. Posteriormente, los sectores más afectados, en un rango que se ubica entre el 5% y el 8%, son: equipo de transporte excluidos automotores (- 8,2%), metales comunes (- 7,5%), edición (- 6,5%), maquinaria y equipo (- 6,2%), cuero y calzado (- 6,2%), minerales no metálicos (- 5,9%), tabaco (- 5,1%) y confecciones (- 5,1%). Por su parte, el menor retroceso porcentual se registró en las ramas papel (- 0,3%) y alimentación (- 0,5%).

En la actualidad, los asalariados registrados en la industria manufacturera representan poco más del 19% del total de asalariados registrados en el sector privado, proporción que se ha venido retrayendo constantemente durante las últimas décadas.

Si bien el mayor retroceso se registró en la provincia de fueguina, donde en tan solo un año se perdió uno de cada cuatro puestos de trabajo en la industria. Por su parte, la provincia de Río Negro también presenta una caída porcentual muy pronunciada (14,9%).

En términos absolutos la mayor parte de la caída interanual (casi el 50% del total) se explica por el retroceso del empleo industrial en la Ciudad de Buenos Aires (-10.540) y los partidos del conurbano (-9.388), el área mas poblada del país.

Para tomar conciencia del espiral descendente en que se encuentra el sector manufacturero, la variación negativa registrada en el último trimestre de 2016 fue la peor desde el año 2002.

Otro dato a destacar es que en Argentina hoy la desocupación alcanza el 9,2 por ciento de la población económicamente activa, 1,6 puntos superior a la del cuarto trimestre de 2016 cuando había sido de 7,6 por ciento.

Desde julio de 2016 el motor del crecimiento del empleo ha sido la construcción, mientras que la industria continúa operando como contrapeso de signo negativo.

Nuestros temas