Redacción Canal Abierto | Un jurado compuesto por vecinos de Azul la declaró culpable de “lesiones gravísimas”. El juicio comenzó el 22 de agosto y se extendió toda la semana. Al terminar su declaración, Cristina Santillán dijo: “Al ver todo lo que tuvieron que pasar mis hijos, hubiera preferido ser una menos”.

Cristina es enfermera y vivió 38 años sometida a una relación violenta con Ricardo Orlando Hernández. El 16 de septiembre de 2014 se defendió de él con un hacha y Hernández fue hospitalizado. Tres meses después, los médicos le dieron el alta con cuidados especiales y sus hijos debieron internarlo en un geriátrico. Allí murió a los dos meses de llegar por “un cuadro séptico con la producción coagulación intravascular”. Pero la fiscal Laura Margaretic, que había acusado a Cristina por lesiones graves y luego por tentativa de homicidio, cambió la carátula a “homicidio calificado por el vínculo”.

Desde el 17 de octubre de 2014, Cristina está presa. Pasó un año en la Unidad 52 del Servicio Penitenciario Bonaerense, en Azul y luego obtuvo prisión domiciliaria. Las organizaciones feministas de la zona armaron la Asamblea de Mujeres en Lucha de Azul (AMLA) y se pusieron a frente del caso. Gracias a su lucha, lograron cambiar su defensa y hoy reclaman su absolución.

La nueva defensa, a cargo de un equipo coordinado por el Defensor General de Azul, Diego Lucas Fernández, e integrada también por la Mariana Macciaro y Diego Araujo, exigió que el hecho se investigue como un acto de legítima defensa en un contexto de violencia de género. Cristina padeció de violencia machista toda su vida y fue obligada a casarse con Hernández a los 16 años. Nunca conoció otra forma de vivir.

El caso de Cristina muestra que, cuando se llega a situaciones extremas, se debe a una ausencia de políticas preventivas adecuadas desde el Estado”, indicaron desde la defensa. Además, destacan que las lesiones que le provocó Santillán a Hernández no fueron la causa de su fallecimiento. Por eso, AMLA y el equipo de género de la seccional Azul de ATE resaltan que Cristina no sólo fue una víctima de su ex marido, sino que además fue y es víctima del Estado y de la Justicia, machistas y patriarcales, que desprotegieron su integridad física, psicológica y emocional durante casi 40 años.


Diego Fernández, abogado defensor (gentileza Radio Azul):

Tras la decisión del jurado, la fiscalía pidió ocho años de prisión, la defensa pide la absolución o una pena mínima, equivalente a tres años. El viernes 1 de septiembre al mediodía la jueza Alejandra Raverta dará a conocer la sentencia. En Facebook, siguen llegando las adhesiones de quienes piden por su libertad.

 

Informe: Eliza Corzo. Realización audiovisual: Guillermo Fernández, Pablo Carballo y Alejandro Cerrato.