Redacción Canal Abierto | El ingenio popular para sortear obstáculos vinculados al gran negocio del sector privado en la cultura no es una novedad y en nuestro país ha dado muestras de creatividad memorables.

En lo que refiere puntualmente a las transmisiones del campeonato local, es fácil recordar los pequeños conectores que, enchufándolos a uno de los extremos del cable coaxial permitían desbloquear el futbol codificado y acceder a los partidos de manera totalmente libre. Podían comprarse por unos pocos pesos en cualquier puesto ambulante de terminales ferroviarias, por ejemplo.

En la actualidad, la tecnología para encerrar las emisiones cambió, pero también las alternativas para evitar el peaje abarcan un abanico más amplio. En eso está la Coordinadora de Hinchas, un espacio que nuclea a 15 agrupaciones de distintos clubes de fútbol, que en estos días analiza las mejores posibilidades para evitar que los seguidores de cada equipo tengan que pagar los $1400 aproximadamente que saldrá mirar el futbol por FOX y Turner (TNT) después de las elecciones.

En este caso, las plataformas de internet jugarán un papel importante, aunque no son las únicas variantes que manejan los distintos grupos que están promoviendo el boicot.

Hernán Aisenberg, referente de la Coordinadora, explica a Canal Abierto que “el fútbol nos pertenece, como hinchas, no somos clientes y no somos espectadores” y por eso asegura que el negocio se sustenta en la comodidad de ver el fútbol “en tu casa, que en realidad lo transforma en un espectáculo que se puede mirar y nada más, y te coloca en el lugar de un actor pasivo. Nosotros tratamos de combatir eso, no sólo impulsar el boicot contra FOX y Turner, sino entender al futbol como nosotros lo sentimos, que es siendo un actor participante”.

En base a esa filosofía, algunas de las propuestas incluyen acuerdos con organizaciones políticas, sociales y culturales, para que puedan contratar el servicio y un solo abono en un espacio popular. Además promueven campañas de concientización para que los interesados puedan ver los partidos en grupos grandes, en bares o sitios públicos, evitando consumir al “pack fútbol” del cable.

Aisenberg recuerda que en el municipio de Lomas de Zamora se consiguió que el concejo deliberante sancione una ordenanza “que dice que el futbol es un bien social y que por lo tanto cualquier organismo vinculado a la Secretaria de Cultura de la municipalidad transmita los partidos”.

En base a las advertencias que circularon en las últimas semanas sobre eventuales sanciones a los que intenten medios de transmisión alternativos, desde la Coordinadora de Hinchas aseguran que “no queda muy claro de qué manera van a perseguir, parece más una amenaza y en todo caso somos agrupaciones de distintos clubes que por lo tanto tenemos abogados a disposición y ya veremos la mejor estrategia”.

Algunas agrupaciones que integran el espacio ya empezaron con experiencias de prueba: En Gimnasia La Plata el partido de este fin de semana se vio en pantalla gigante en el club, organizado por la Sub-comisión del Hincha. En Argentinos Juniors ya hay gestiones avanzadas para conseguir lo mismo. Otros grupos que tienen sede propia o locales de reunión analizan abrir las puertas los días de partido para que los hinchas no tengan que pagar el abono en sus casas.

Pero Hernán Aisenberg retrocede en el tiempo y asegura que la participación del Estado en las emisiones deportivas fue demonizada con argumentos falaces: “Uno es que el Estado financiaba la televisación para pasar publicidad oficial. Eso sigue pasando ahora, porque FOX y Turner, como cualquier canal, viven de la pauta oficial. Es decir que el Estado sigue poniendo plata, la diferencia es que ahora se la llevan las grandes cadenas globales y antes la recaudaban los clubes, por intermedio de la AFA”.

“La otra gran mentira es que el Estado estaba invirtiendo en el fútbol en lugar de invertir en salud, educación y vivienda, pero ahora tampoco se puede demostrar que ese dinero se esté destinando a vivienda, educación o salud”, remarca.

Lo cierto es que los contratos ya están firmados, la Superliga Argentina de Futbol comenzó el fin de semana pasado, y para acceder a ver cada encuentro hay que tener cable y pagar el “pack HD”. Luego de las elecciones además habrá que contratar el servicio fútbol.

La Coordinadora de Hinchas se fundó para enfrentar el proyecto de Sociedades Anónimas que Mauricio Macri se proponía instalar en 1995, cuando asumió en Boca, y “que hoy siendo presidente de la Nación tiene una intencionalidad bien marcada de privatizar todo lo que tenga que ver con el fútbol. La televisión nos impide frenar eso porque es el bastión fundamental de los clubes, ya que es su principal ingreso”.

Por último, Aisember advierte que  “el problema es la desfinanciación de los clubes, que es lo que me interesa a mí como socio, esta problemática es el principal argumento para después demostrar que los clubes están quebrados y necesitan de un empresario que sostenga el negocio del fútbol”.