Redacción Canal Abierto | Días atrás la Legislatura de Río Negro aprobó por amplia mayoría la ley que rechaza la construcción en la provincia de la central nuclear china que el presidente Macri y el gobernador Weretilneck anunciaran en mayo pasado. No obstante, en su artículo dos, el texto habilita la posibilidad de instalar un reactor de producción nacional.

Para el secretario general de ATE y la CTA Autónoma de Río Negro, Rodolfo Aguiar, las intenciones de los oficialismos nacional y provincial quedaron descartados por el rechazo del pueblo rionegrino, expresado en las movilizaciones e iniciativas plebiscitarias.

“La central nuclear china pretendía endeudar a nuestro país en más de 7 mil millones de dólares, generar más dependencia y dejar trunco el desarrollo de tecnología nacional”, agregó el dirigente estatal.

En esta entrevista en los estudios de Canal Abierto, Aguiar resalta que el artículo dos de la ley aprobada es consonante con la posición que los trabajadores de la Energía organizados en ATE adoptaron en un plenario nacional en la ciudad de Bariloche semanas antes (ver nota).

Allí redactaron un documento en que se oponían a la instalación de la central “llave en mano”, pero no a la producción de energía en función de necesidades soberanas, el cuidado del ambiente y el desarrollo tecnológico argentino que, en Río Negro por ejemplo, impulsa la empresa estatal INVAP.

“De todos modos hay que estar alerta: el debate no ha terminado. Porque la intención es instalar la central en otro lugar del país”, advierte el dirigente. De hecho, ahora la intención del gobierno nacional es emplazar el reactor en la ciudad bonaerense de Lima.

La presencia de Aguiar en Buenos Aires se enmarcó en un encuentro multisectorial sobre matriz energética y bienes comunes, protagonizado por trabajadores en la sede nacional de ATE durante este lunes y martes. Hubo paneles de debate sobre minería, hidroeléctricas, hidrocarburos, energía nuclear, renovables, democracia energética, bienes comunes y cambio climático.