Redacción Canal Abierto | Los investigadores iniciaron esta mañana una concentración frente a la sede del Ministerio de Ciencia y Técnica de Palermo, reclamando por mejores condiciones de reinserción para los 500 despedidos del sector, mientras en las oficinas se realizaba una nueva reunión de la mesa de seguimiento del conflicto, entre autoridades de la cartera de Lino Barañao, presidente del CONICET, y representantes de la “Red Federal de Afectados”.

Finalmente, los funcionarios de segunda línea que se hicieron presentes sólo se limitaron a informar una serie de condiciones del acuerdo que el Ministerio intenta imponer y no aceptaron discutir tres puntos que los trabajadores pretendían incluir en la negociación para mejorar los magros salarios de los investigadores que se reincorporaran a distintas universidades nacionales.

El cuarto y último encuentro finalizó sin acercamiento y los estudiantes, docentes, investigadores, científicos y trabajadores iniciaron una permanencia pacífica en el hall de la sede ministerial a la espera de una nueva instancia de discusión o de la confirmación de una pronta reunión de la comisión de tratamiento.

El conflicto se inició a fin del año pasado, cuando el CONICET dio de baja cerca de 500 contratos precarios de investigadores del organismo, que luego de enormes movilizaciones en todo el país, el ministerio de Ciencia y Técnica aceptó reincorporar pero en el marco de distintas áreas universitarias o en otros organismos públicos descentralizados, con salarios menores a los que percibían, y sin garantía de continuidad.

El Ejecutivo ofrece reubicarlos pero con un recorte salarial de hasta 6 mil pesos en algunos casos y sin garantizar la estabilidad.

Cinthia Wanschelbaum, en representación de Científicos y Universitarios Auto-convocados, explicó a Canal Abierto que el artículo de la discordia dice que “si no hay presupuesto para solventar el programa el año que viene o el otro año, se daría de baja. En principio nuestra reivindicación era que los 500 debían ingresar al CONICET, porque para eso fueron evaluados y para eso fueron recomendados, y además hay presupuesto”.

La investigadora de UBA-Conicet aclaró desde la ocupación en el ministerio que “cuando se elaboró este programa de reincorporación en universidades nosotros planteamos como dificultad que no garantizaba la estabilidad y significaba un salario menor. Ahora se le suma este artículo que condiciona la continuidad del programa a la asignación presupuestaria. En vez de producir un adelanto en la mesa, el ministerio viene con una propuesta aun peor, y no se pudo avanzar en nada por falta de predisposición”.

Al día de hoy, los trabajadores reclaman que se cumpla lo que se firmó en el acta de diciembre: reincorporación con las mismas condiciones laborales que las de un investigador de carrera de Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas.

En la reunión fracasada participaron Lucas Luchilo, de la Secretaría de Articulación Científico Tecnológica; y Agustín Campero, secretario de Planeamiento y Políticas del ministerio, y representantes de las agrupaciones  Becarios Empoderados, Jóvenes Científicos Precarizados, Científicos y Universitarios Auto-convocados, y de los gremios ATE, CONADU y CONADU Histórica.

El delegado de ATE-CONICET Flavio Sives explica a este portal que “nosotros teníamos alguna propuesta para mejorar un poco lo que se venía charlando y no hubo recepción, a todo nos decían que no, así como entramos salimos”.

El representante gremial de la Asociación Trabajadores del Estado lamentó que “la propuesta del Estado sea que los 500 entren a las universidades sin seguridad de nada, con una baja terrible de sueldo. Nosotros proponíamos modificar un par de cosas para darle una mínima perspectiva de estabilidad, un pequeño horizonte para los compañeros, pero se niegan directamente a discutirlo, argumentando que las decisiones están en el ámbito de la Secretaria de Política Universitaria, pero cuando le pedimos la presencia de alguna autoridad competente también la rechazan”.

Los reclamos estallaron en diciembre del 2016, cuando la cartera de Ciencia no incorporó a planta a los científicos que habían ganado su concurso, tras un recorte del 42% en los ingresos a la Carrera de Investigador del Conicet en 2017, contemplado en el Presupuesto nacional, respecto al año anterior.

“Esperamos una garantía de que al menos van a evaluar los tres puntos que nosotros trajimos, y si no realizaremos una asamblea para ver como seguimos”, agregó Sives.

Nuestros temas