Redacción Canal Abierto | Con un acatamiento casi total, se desarrolla la segunda jornada de la huelga en el ingenio de la familia Blaquier en reclamo de una oferta salarial acorde con la media que viene alcanzando la actividad azucarera en Salta y Jujuy.

“Con una importantísima cantidad de compañeros de campo y fábrica que se han dado cita hoy, seguramente movidos por la incertidumbre y la preocupación de haber transcurrido ya cinco meses sin poder tener un acuerdo salarial y de condiciones de trabajo con la empresa, la gente ha decidido iniciar este plan de lucha a partir de las 5 de la mañana de este jueves 14, con la modalidad de no asistir a los lugares de trabajo y con asambleas permanentes que van a determinar la continuidad o no de la medida de fuerza“, explicó el secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (SOEAIL), Rafael Vargas. Como consecuencia, la producción de azúcar en el ingenio jujeño está paralizada totalmente y la producción de alcohol bajó a un 50%.

La medida se da en el marco de que tanto Ledesma como El Tabacal, dos de los ingenios más importantes del país, ofrecen $4000 por debajo de lo que viene cerrando la actividad azucarera de la zona. Hace pocas semanas, el Ingenio San Isidro, en Salta, y el Ingenio Río Grande, en Jujuy, acordaron aumentos salariales del 31%. Como respuesta, la asamblea que se realizó la semana pasada ratificó la medida de fuerza en Ledesma por 96 horas en reclamo de una tira salarial de $22.000 para la primera categoría.

Vargas explicó que los ofrecimientos que hizo el ingenio en la mesa paritaria que se realizó en Buenos Aires “siguen estando por debajo de los últimos acuerdos de San Isidro y Río Grande, que forman parte también de la cámara que nuclea a Ledesma y Tabacal que es el CARNA. Es decir, dos de los integrantes de la misma entidad que tanto invocan ya han firmado un acuerdo que va por encima de los $21.000, y Ledesma ofrece $20.000. Es menester que la empresa Ledesma revea su postura e interprete esta decisión de los trabajadores como una necesidad de reformular los magros ofrecimientos que ha realizado hasta ahora”.

 

Fuente: Equipo de Comunicación de SOEAIL-CTA