Redacción Canal Abierto | Se calcula que en 2016 casi 815 millones de personas (11 % de la población) padecían hambre en todo el globo: 520 millones en Asia, unos 243 millones en África y 42,5 millones en América Latina y el Caribe, todos territorios donde hay signos de que la situación continúa deteriorándose.

No obstante, la región donde se registró mayor deterioro de la situación es en África subsahariana. Allí, según indica el informe, el 22,7% de la población sufre algún tipo de malnutrición.

Aunque se mantiene por debajo de los 900 millones del año 2000, según este nuevo estudio realizado por varias agencias de la ONU se detectó un incremento respecto de 2015 (por entonces se calculaba en 777 millones).

Mientras que este año se declaró la hambruna en Sudán del Sur, hay otros tres países (Nigeria, Somalia y Yemen) que corren el riesgo de padecerla.

El estudio fue realizado por la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las razones

Según el estudio de la organización internacional, más de la mitad de las personas que sufrían hambre el año pasado, es decir, 489 millones, vivían en países golpeados por los conflictos territoriales o bélicos.

En parte, esta situación explicaría la crisis alimentaria que atraviesa buena parte del mundo. Las graves sequías e inundaciones, en parte consecuencia del fenómeno de El Niño, serían otros aspectos para entender este flagelo.

en octubre

Nuestros temas