Redacción Canal Abierto | A días de comenzar la temporada de fuegos en los Parques Nacionales argentinos, la cartera de Ambiente rechazó hasta ayer el pase a planta permanente reclamado por los trabajadores con relaciones contractuales informales.

Este martes un Decreto de Necesidad y Urgencia publicado en el Boletín Oficial asignó al Ministerio de Seguridad las tareas de respuesta operativa del combate al fuego, en el marco del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo y la Protección Civil.

Sergio Bergman, el ministro que dijo que los incendios forestales son “una especie de profecía apocalíptica” mientras vacacionaba y el fuego devoraba un millón y medio de hectáreas en La Pampa, Río Negro y el sur de Buenos Aires en enero pasado, tiene en sus manos el reclamo por 280 brigadistas, 570 trabajadores de Parques con contratos temporales y la regularización de la carrera de 300 guardas de apoyo, entre otras irregularidades del Estado nacional.

En octubre del año pasado ya había advertido que “para el verano lo más útil que podemos hacer es rezar”, cuando habló sobre el recorte de presupuesto para prevenir incendios haciendo gala de un cinismo preocupante y una incapacidad manifiesta asombrosa, que a esta altura del año comienza a resonar generando inquietud en los trabajadores y en los habitantes de las zonas de riesgo.

Si bien las últimas apariciones públicas del titular de la cartera de Ambiente sólo sirvieron para seguir ridiculizando su ya desdibujada imagen como funcionario del gabinete nacional, existe una situación que no ha cobrado visibilidad masiva pero que implica un conflicto latente que el ex rabino se niega a resolver.

Se trata de los brigadistas de incendios, guardas de apoyo y otros trabajadores con tareas administrativas y territoriales de Parques Nacionales, que desde hace años reclaman el pase a planta permanente que el gobierno de Cambiemos ni siquiera aceptó discutir y el kirchnerismo abandonó en un cajón.

Es por eso que los trabajadores nucleados en la Coordinación Nacional de Parques Nacionales de ATE anunciaron una jornada de protesta que se realizará el próximo 27 de septiembre en Bariloche, con una asamblea en el Nahuel Huapi y una actividad principal en el Centro Cívico de la ciudad.

Los números

Son 280 los brigadistas de incendios que reclaman pase a planta permanente y no más contratos temporarios, ya que no son trabajadores de temporada y están capacitados para desarrollar tareas de comunicación, atención a emergencias, incendios y prevención. Exigen, además, jubilación anticipada y profesionalización

570 trabajadores de Parques con contratos anuales del Sistema Nacional de Empleo Público. Muchas tareas son realizadas por personal con contratos laborales precarios: atención a centros de visitantes, que incluye asesoramiento al turista sobre senderos, recorridos, pernocte, prevención y educación ambiental. En algunas áreas, estos trabajadores son voluntarios

Con esta modalidad están empleados los profesionales, que realizan tareas sustanciales para el organismo como estudios de impacto ambiental e investigaciones. Y los administrativos y contables, que trabajan en lugares alejados y remotos, y tienen la responsabilidad del manejo de patrimonio, fondos y presupuesto, sin estabilidad laboral

298 guardas de apoyo, que reemplazan en muchos casos tareas que deben ser realizadas por guardaparques, por ejemplo en áreas protegidas de grandes extensiones con poco personal, trabajan en condiciones de inseguridad por enfrentarse a cazadores furtivos, lugares fronterizos y narcos. Si bien cuentan con muchísima experiencia territorial y amplios conocimientos ambientales, no poseen una carrera administrativa que les permita ascender o promover de nivel.

Artículos recientes