Redacción Canal Abierto | En el marco del paro nacional convocado por la Asociación Trabajadores del Estado, distintos sectores del sindicato junto a organizaciones sociales se concentraron en una gran convocatoria en el cruce entre Avenida 9 de Julio y Avenida de Mayo, en el centro porteño, pasadas las 12 de mediodía. Desde allí marcharon hacia el Congreso de la Nación para rechazar la ley de Presupuesto 2018 que, denuncian, prevé un ajuste para políticas sociales a partir de reformas impositivas, y al proyecto de Responsabilidad Fiscal que representa una pacto entre la Casa Rosada y gran parte de los gobernadores. Además, la manifestación fue una clara expresión de protesta contra los tarifazos y el endeudamiento que, ya se anunció, se concretara después de las elecciones de este mes.

La movilización dejó ver banderas de las organización territoriales, los sindicatos y las distintas seccionales y juntas internas de ATE, en una columna que abarcó Avenida de Mayo completa, de cordón a cordón, y cerca de 300 metros de trabajadores y militantes con banderas y pancartas, enumerando los reclamos particulares de cada sector de trabajo, de cada rincón del país, que se hizo presente en la Ciudad Autónoma para hacer llegar la jornada de protesta a los diputados y senadores nacionales, en un escenario montado de espaldas a la entrada principal del palacio legislativo, sobre Avenida Entre Ríos.

“Hoy ATE está en cada lugar del país, frente a cada Legislatura provincial, parando y movilizando para decirle no al proyecto de ley de Presupuesto 2018 de Macri”, dijo el Secretario General de ATE Nacional, Hugo “Cachorro” Godoy, al abrir el acto frente al Congreso Nacional en el que confluyó la caravana de organizaciones sociales -la CCC, la CTEP, Barios de Pie, el Movimiento de Acción Barrial, el Movimiento de Acción Popular-, la CTA Autónoma y sindicales, como la AAPM, FESPROSA y CONADUH.

Según expresó el dirigente estatal, la huelga y la contundente marcha se expresó en contra de un proyecto de presupuesto 2018 “que va significar más ajuste, más tarifazo y más deuda externa para la especulación financiera, y exigió una ley que incluya la plena aplicación de la Ley de Emergencia Social, la aprobación de la Ley de Emergencia Alimentaria y por un salario básico universal de 15 mil pesos”.

Por su parte, el dirigente de la CTEP, Esteban el “Gringo” Castro afirmó: “Tenemos que ver bien contra lo que nos enfrentamos, porque nadie pueden pensar que el Gobierno de los monopolios va a favorecer a los intereses populares”.

Artículos recientes