Por Julia Giuliani* | Semanas atrás el Tribunal Superior de Justicia dictaminó en detrimento de la Municipalidad de Río Cuarto, al decir que “no es razonable impedir que la empresa (Monsanto) corrija su demanda para salvar vicios formales” y respaldó de esta manera la actuación de la Cámara de Apelaciones.

Este fallo judicial lleva la firma de Domingo Sesín, presidente de la Sala Contencioso Administrativa del TSJ, quien rechazó dos recursos que la municipalidad había presentado para que no se hiciera lugar a la demanda de Monsanto, dado que la misma había sido presentada argumentando la violación de sus derechos subjetivos, una figura legal que no correspondía.

La multinacional presentó un escrito en la Justicia notificando que quiere seguir con el proceso legal, ante lo cual el máximo tribunal le concedió el derecho a corregir una demanda con vicios formales. De esta manera una vez más, la justicia cordobesa juega en contra de los cordobeses. Es intención de Monsanto reactivar el juicio en contra del municipio por haberle negado en 2014 la habilitación para instalar una planta experimental en la ciudad.

Se trata de una demanda de ilegitimidad que cuestiona por arbitrario el decreto del exintendente Juan Jure que, el 27 de noviembre de 2013, le denegó la habilitación de un laboratorio de semillas a Monsanto.

El actual gobierno del intendente Juan Manuel Llamosas ratificó ante los medios locales la postura de defender la salubridad de los riocuartenses y la defensa del ambiente.

Monsanto en su momento había comenzado a construir la obra sin respetar requisitos legales y habilitaciones, siendo que el estudio ambiental de la planta (presentado por la misma multinacional) fue desaprobado por el EDECOM, que es el ente municipal encargado de evaluarlo. Numerosos sectores sociales apoyaron la decisión de Jure de “resguardar la paz social” y negarle la instalación a Monsanto.

“Atento la preocupación que las diversas instituciones de la ciudad han planteado en orden a la habilitación solicitada por Monsanto Argentina S.A., apreciando este Departamento Ejecutivo el interés público comprometido a la hora del otorgamiento de una habilitación para el funcionamiento de la planta de dicha empresa, es que no se considera oportuna la habilitación solicitada a los fines de garantizar la tranquilidad y la paz social. Es de destacar que en el proceso de toma de decisiones referidas a la solicitud de habilitación que se plantea, se han escuchado en diversas audiencias y reuniones a diferentes sectores sociales que han contribuido con su participación, efectuando aportes importantes a la hora de valorar el interés público comprometido y que se aprecia en el presente decreto. Finalmente es importante señalar que también en dicho proceso participativo, han tenido intervención diferentes instituciones académicas, como en el caso de la Universidad Nacional de Río Cuarto, quienes se expresaron públicamente en sentido negativo a la radicación del emprendimiento de Monsanto Argentina S.A”, plantea el decreto municipal emitido el 27 de noviembre de 2013.

En ese marco, la Asamblea Río Cuarto Sin Agrotóxicos, que durante todo este conflicto realizó diversas acciones y manifestaciones en contra de la instalación de Monsanto junto a otros sectores del campo popular, fueron consultados.

Martín Sosa es parte de este colectivo compuesto por vecinOS de la ciudad, “fue el 27 de septiembre más precisamente, cuando trascendió la noticia de que el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba rechazó el recurso legal que presentó el municipio de Río Cuarto por medio del cual se hubiera impedido que Monsanto le haga juicio por prohibirle, a través de un decreto del intendente instalar una estación experimental de semillas dentro del ejido en el año 2013”, nos comenta Martín.

“Desde la Asamblea Río Cuarto sin Agrotóxicos (ARCSA) largamos a los pocos días un comunicado en el cual convocamos a conferencia de prensa, luego de reunirnos con el fiscal municipal actual, Julián Oberti. Sin lugar a dudas desde la ARCSA repudiamos este accionar de la justicia en detrimento de la decisión soberana del pueblo. Buscando las garantías de que se mantenga la decisión de que Monsanto, hoy Bayer, no se trate de instalar nuevamente en la ciudad, fue que pedimos reunirnos con Oberti, el fiscal municipal, el que nos garantizó que seguirán el cumplimiento del decreto del anterior intendente Juan Jure, sin embargo dejó incierta la posición política del municipio ante la presencia de esta empresa en la ciudad, por tal motivo, seguimos estando en alerta ante cualquier intento de avance de esta y cualquier empresa a fin que intente radicarse en nuestra ciudad. Sabemos que son intereses económicos muy pesados y que tienen anclajes en los mismos gobiernos, pero seguiremos con la convicción y las fuerzas necesarias para frenar cualquier nueva embestida de estas corporaciones”, sentenció Sosa.

*Periodista Retruco. Secretaria de Comunicación de la CTA Autónoma y ATE Río Cuarto

Estreno

Nuestros temas