Redacción Canal Abierto | Nilda Eloy, a sus 60 años, era consideraba una incansable militante de la vida. Fue secuestrada el 1° de octubre de 1976 en la casa de sus padres en La Plata y luego de ser trasladada por varios centros clandestinos de detención y sobrevivir a difíciles tormentos cometidos por los represores, fue liberada en 1979.

La Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos la despidió en la sede bonaerense de ATE en la ciudad capital. “Nilda tus banderas por justicia y castigo a los genocidas, por la lucha de los DDHH de ayer y de hoy, nos acompañan y nos guían junto a López, Santiago Maldonado, Adriana, Cachito y los 30.000”, indicó un comunicado de la organización.

Nacida en La Plata, Eloy pasó por seis campos de concentración del Circuito Camps. Estudió Medicina y no hasta entonces no tenía militancia. La secuestraron el 1º de octubre de 1976. La patota había ido a buscar a un ex novio, con quien creían que se había casado. Se la llevaron tabicada de la casa de sus padres. Tenía 19 años. Llegó al Pozo de Quilmes después de estar tres días en La Cacha, el Centro Clandestino de Detención contiguo al Penal de Olmos.

“Ingresar al Circuito Camps era como ir cayendo en pozos. La sensación que intentaban darte era esa. Perdías el nombre, la identidad, la conexión con el afuera, la relación con el calor, no sabías si era de día o de noche, o si habían pasado dos horas o veinticuatro, ni si estabas dónde. Por eso llamaban pozos a esos CCD. Quedabas en el limbo”, declaró Nilda en uno de los tantos juicios de lesa humanidad que se realizaron en La Plata.

Entre el 8 y el 9 de octubre de 1976, la llevaron al Pozo de Arana. Nilda también pasó por El Vesubio y después estuvo en El Infierno, como llamaban a la Brigada de Avellaneda, hasta el 31 de octubre. El 22 de agosto de 1977 la llevaron a la cárcel de Devoto, donde estuvo hasta fines de noviembre de 1979, cuando fue liberada.

Fuente: Prensa ATE nacional

 

Nuestros temas