Redacción Canal Abierto | “La cláusula gatillo que se pactó en las paritarias de acuerdo a la inflación no lo hace necesario”, sostuvo el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, como argumento para no otorgar el bono de fin de año para los estatales. Pero la cláusula gatillo a la que el ministro alude no se aplicó y en la bolsa de los que no tendrán un extra para el pan dulce entrarán también los jubilados y beneficiaron de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Tras las elecciones, el Gobierno evalúa que detenta el consenso social suficiente para evitar pagar este bono que funcionó cada año como un paliativo ante la inflación para los bolsillos más flacos.

“Estamos hablando de un haber jubilatorio mínimo de $7.200 brutos, son $7.028 de bolsillo. Esto es lo que reciben más de 3 millones de jubilados. Más del 80% de los jubilados no cubre la Canasta Básica de un Adulto Mayor, que en abril era de $16.200. Ante esa situación, todo ingreso es válido porque nadie vive en este país con ese dinero”, sostiene Marcos Wolman, secretario General de la Mesa Coordinadora de Jubilados y Pensionados de la CTA Autónoma.

Con el agua del déficit fiscal al cuello –que aumenta de la mano de los intereses de deuda y el desfinanciamiento estatal que resulta de las medidas oficiales -, y con la firme decisión de bajarlo a costa de recortes, el gobierno de Mauricio Macri pretende ahorrarse este año el dinero que significará pagar un plus a los más de 3 millones de jubilados y pensionados que cobran la mínima, los casi 4 millones de chicos cuyos padres reciben la AUH, y los 130 mil estatales con sueldos bajos.


Wolman: “En este país nadie vive con $7.000”

La especulación oficial, según publicó un matutino, es que 2018 será un año con menos conflictividad social gracias a la supuesta mejora de la economía. Tal mejora quedaría demostrada por ciertos índices positivos como el repunte de la actividad económica y del nivel general de empleo, aunque siempre en comparación de los flacos números del año pasado.

 


Wolman: “Quieren volver a las AFJP”

Lo que está previsto hacer es el cumplimiento riguroso de las directivas del FMI, de la OCDE, del Banco Mundial y también de la Unión Europea. Están planteando una fórmula que resuelva lo que para ellos es el tema fundamental: el aumento del promedio de vida va a traer problemas de carácter financiero en todo el mundo –asegura Wolman-. Y se han ocupado, a pedido de los distintos gobiernos como el de la Argentina, de hacer un estudio sobre la situación previsional. Han hecho un informe que se le entregó al Poder Ejecutivo que plantea todo lo que se viene fijando: que hay que disminuir la actualización semestral, que hay que aumentar la edad de la mujer para después aumentar la edad jubilatoria de hombres y mujeres. Y el otro aspecto es la disminución de la relación entre el haber jubilatorio y el salario y estamos hablando de que actualmente es el 50%. Todo esto para luego plantear volver a las AFJP que ya conocemos”.

Este diciembre, sólo recibiría el plus los trabajadores de la economía popular –en su mayoría encolumnados en las organizaciones Barrios de Pie, CTEP, y la Corriente Clasista y Combativa-  que cobrarán $2.200 por única vez.


Wolman: “Esto no lo resuelven solo los trabajadores pasivos”

Nuestros temas