Redacción Canal Abierto | El escándalo de corrupción más grande de la historia del fútbol volvió a salpicar a dirigentes, políticos y ex futbolistas de todo el globo. Sin embargo, este terremoto no repercutía por estas tierras al menos desde mayo de 2015, cuando muchos hombres fuertes de la FIFA cayeron presos o pasaron al ostracismo.

Días atrás el ex CEO de Torneos, Alejandro Burzaco, declaró ante la Justicia de Estados Unidos como arrepentido. Allí amplió la nómina de sospechados, muchos de ellos oriundos del fútbol argentino. Uno era Jorge Alejandro Delhon, funcionario de la Jefatura de Gabinete desde 2012, quien se suicidó a las pocas horas de la revelación arrojándose a las vías del tren. Otro es Pablo Paladino, coordinador de Futbol Para Todos. Además del propio Burzaco, la investigación ya tiene en la mira también a Hugo y Mariano Jinkis (titulares de Full Play, una empresa de marketing deportivo), José Margulies (acusado de haber negociado pagos ilegales en la venta de derechos de retransmisión de la brasilera Traffic), José Luis Meiszner (ex presidente de Quilmes y ex Secretario General de Conmebol) y Eduardo Deluca (ex secretario general de la Conmebol). A estos nombres hay que sumar al que el Departamento de Justicia de Estados Unidos caracteriza como Co-conspirador #1, y que todo parece indicar sería Julio Grondona. “Fue un dirigente de alto rango en la AFA, la FIFA y Conmebol”, dice el informe.

“Para entender esta trama tenemos que remontarnos a la designación de la sede del Mundial de fútbol 2022, que tenía como candidatos a Japón, Estados Unidos, Australia”, explica en esta entrevista con Canal Abierto Sergio Levinsky. Y agrega: “Entonces llamó la atención que gane Qatar, un país con poca tradición futbolera y con problemas enormes por las altas temperaturas, que llevaron incluso a mover la fecha del mundial para el mes de diciembre”.

“La mayor frustración se la llevaron los norteamericanos, que habían hecho una campaña descomunal con Bill Clinton a la cabeza. A partir de allí hubo una especie de vendetta por medio del sistema judicial norteamericano, que empezó a investigar la trama de corrupción que se dio detrás de la designación de Qatar”.

Finalmente, en el año 2015, se destapó por completo la olla en el plano internacional y dirigentes de la FIFA y federaciones de todo el mundo debieron renunciar, fueron encarcelados o se encuentran prófugos.

Ahora, con las declaraciones judiciales de Alejandro Burzaco, el caso golpea un poco más de cerca. En su relato ante la Justicia involucra a todos los dirigentes sudamericanos y otro que se vincula específicamente a ese aparato sin control que nació en 2009 bajo el nombre de Fútbol para Todos.

“Desde hace muchos años hay un mecanismo por el cual empresas muy importantes de Latinoamérica -Torneos y Competencias en Argentina, Televisa en México u O ‘Globo en Brasil- pagaron coimas para quedarse con derechos de televisación de grandes eventos deportivos. Es tal el negociado que incluso ya estaban arreglados los derechos de televisación del mundial 2030, aún cuando todavía no se conoce cuál va a ser el país anfitrión”, cuenta el autor de “AFA, el fútbol pasa, los negocios quedan”.

“Habrá que ver cuánto hay de verdad en todo lo que declara, pero Burzaco cuenta incluso que al asumir Luis Segura tras la muerte de Grondona (por entonces aquel era presidente de Argentino Juniors y hombre cercano a Don Julio), este lo encara y le pregunta: `¿cuánto hay para mí?´”, relata Levinsky, y agrega: “No hay dudas de que para la investigación Grondona es el Co-conspirador #1, según la jerga judicial que figura en la causa”.

“Argentina es el país con más acusados e involucrados en el FIFAGate”, asegura Levinsky.

Ante la consulta sobre si ve plausible un avance de la Justicia argentina sobre la trama local de sobornos, el periodista y sociólogo opina: “Creo que hay grupos poderosos que no van a caer, y soy bastante escéptico sobre el resultado final. A mí me llama mucho la atención que la Justicia argentina todavía haya actuado mucho antes de oficio, ¿recién ahora se enteran de esta situación de coimas o de la situación de concentración monopólica que deja en evidencia el sistema de corrupción en el fútbol?”. Y cierra: “Otro escándalo es que AFA siga permitiendo que hoy Torneos produzca la televisación de la Superliga”.

 

Entrevista completa:

Nuestros temas