Redacción Canal Abierto | “Marchamos contra la represión y responden con mas represión”, reza la convocatoria con la que numerosas organizaciones se acercaron a las puertas de los juzgados federales de Comodoro Py para acompañar la apelación contra los procesamientos. La presentación la realizarán los abogados defensores, varios de ellos integrantes de organismos de derechos humanos nucleados en el Encuentro Memoria Verdad y Justicia.

El juez federal Marcelo Martínez di Giorgi procesó a 22 de las 31 personas detenidas durante la desconcentración del acto en Plaza de Mayo del 1 de septiembre pasado, cuando se cumplía un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Todos fueron embargados por cifras que alcanzan los 3 millones de pesos.

Lo hizo sin prisión preventiva y acusados de intimidación pública y resistencia a la autoridad en una resolución que la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) calificó de “imprecisa y genérica, como taimada y tendenciosa”.

Para el procesamiento, Martínez Di Giorgi se apoyó “únicamente en los testimonios de la policía de la Ciudad y Federal (…) Además intenta poner un cierre a cualquier posibilidad de investigar los actos ilegales que los efectivos cometieron y que fueron denunciados por los detenidos”, se pronunció en un comunicado la Correpi.

Las pruebas sobre las que se construye esta causa judicial son las actas de detención de la Policía y el material fílmico. Las primeras demostraron ser en su mayoría falsas al consignar hechos, causas, lugares y horarios de detención erróneos e imprecisos.

Hasta el propio jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta abrió el paraguas ante las evidencias dadas a conocer durante aquellas horas contra el quehacer policial y ordenó “un sumario interno para evaluar su actuación”.

“Tenemos evidencia de que, en al menos en tres casos, no coinciden las circunstancias y lugares de detención reales con los de oficio”, agregó a este medio Verdú.

En el acta indagatoria de José Morales, por ejemplo, la Policía asegura haberlo arrestado a las 20 mientras pateaba un vallado en frete a casa de gobierno. No obstante, testigos y un ticket afirman lo contrario: A las 22.13, la víctima había entrado a cenar con sus amigos en una pizzería sobre la 9 de Julio.

En un video, Juan Mourenza y Ezequiel Medone aparecen siendo detenidos en la esquina de San José y Avenida de Mayo pasadas las 22 horas. Sin embargo, la policía consignó su arresto a las 20.18 pateando un vallado y tirando bombas molotov en media de la plaza.

Según la titular de CORREPI, sólo una de las detenciones coincide con las actas policiales. Se trata de una reportera gráfica detenida en Avenida de Mayo y San José, arrestada mientras forcejeaba con un policía que ya la intentaba detener. “¿Esto es intimidación pública?”, se pregunta retóricamente Verdú.

“Me llama la atención que tanto policía en la calle no haya apresado a un solo encapuchado”, sospecha  la abogada.

“Fue una cacería”

Ezequiel Medone fue uno de los detenidos aquella noche. El trabajador de prensa de Antena Negra, un canal comunitario de televisión, relató a Canala Abierto cómo fue la violenta represión de la Policía de la Ciudad tras la marcha por Santiago Maldonado, la manipulación de las actas oficiales para incriminarlos y las amenazas que sufrieron.

en octubre

Nuestros temas