Redacción Canal Abierto | Tras 14 años de lucha, la organización Productores Independientes de Piray (PIP), Misiones, logró expropiarle 600 hectáreas a la multinacional Alto Paraná. S.A. Durante 40 años en estas tierras sólo hubo un desierto verde de pino y un mar de agrotóxicos. Hoy, las familias campesinas del PIP siembran alimentos a partir de la agroecología, elevando las banderas de la soberanía alimentaria.

La multinacional posee en Misiones el 12% del total de la superficie de la provincia, siendo uno de los casos más graves de extranjerización de la tierra en el país. En este contexto, el logro del PIP resulta paradigmático para entender la importancia de la organización y la tenacidad a la hora de enfrentar -y vencer- a los grandes monstruos del modelo extractivista en Argentina.

Nuestros temas