Redacción Canal Abierto | Son horas complejas para ex funcionarios del kirchnerismo. Por orden del juez Claudio Bonadío, esta madrugada fue detenido en Rio Gallegos, Santa Cruz, Carlos Zannini, ex secretario de Legal y Técnica durante los gobiernos Néstor y Cristina Kirchner y candidato a vicepresidente en la fórmula que encabezó Daniel Scioli en las elecciones de 2015. Con algunas horas de diferencia, sufrieron la misma suerte Luis D’Elía -dirigente político, social y defensor a ultranza de las políticas del anterior gobierno-, Jorge “Yussuf” Khalil, referente de la comunidad islámica en Argentina y Fernando Esteche, el ex líder de Quebracho.

Bonadío también dictó la prisión preventiva domiciliaria contra el ex canciller Héctor Timerman, quien estaría atravesando graves problemas de salud. Y procesó -aunque sin prisión preventiva- al ex funcionario Oscar Parrilli y al diputado Andrés Larroque.

El plato fuerte que seguirá dándole de comer a los medios hegemónicos alineados con el oficialismo fue el pedido de desafuero y detención de Cristina Fernández de Kirchner por “traición a la Patria, encubrimiento agravado -del atentado- y estorbo de un acto funcional”.

Según el juez, a través de la firma del Memorandum con Irán, la ex presidenta habría sido la principal responsable en un plan de encubrimiento de los funcionarios iraníes acusados de orquestar el atentado a la AMIA que en 1994 se cobró la vida de 85 personas y dejó más de 150 heridos.

Según la resolución judicial, D’Elía, Esteche y Khalil integraron “un grupo de individuos estrechamente vinculado con funcionarios y ex funcionarios de los gobiernos involucrados”, que desde la informalidad “contribuyeron estratégica y sustancialmente con las acciones necesarias para la concreción del plan”.

Cortina de humo

Las imágenes de las detenciones de Zannini y D’Elía volvieron (una exposición mediática similar recayó sobre Amado Boudou y Julio De Vido) a poblar los sitios de noticias del país y el mundo, centrando la agenda por fuera de las polémicas reformas laboral, previsional y de ajuste fiscal que pretende impulsar el Gobierno de manera express.

Los medios de todo el país, el mundo y la opinión pública en general hoy vuelcan su mirada al futuro judicial de Cristina Kirchner y sus funcionarios, poniendo en un segundo plano las fuertes polémicas en torno a la supresión de derechos laborales, el recrudecimiento de la represión y una política de endeudamiento que condicionará el futuro de cada argentino.

El Memorandum con Irán

Firmado en 2013, el acuerdo sería aprobado poco tiempo después por el Congreso de la Nación (votaron a favor 131 diputados y 30 senadores) pese a las críticas de un amplio sector de la política y las organizaciones judías AMIA y DAIA.

Para sus detractores, el principal temor residía en una potencial caída de las circulares rojas que Interpol mantenía desde 2007 sobre los fugitivos iraníes acusados de la voladura de la AMIA.

Sin embargo, el 15 de marzo de 2013 la agencia policial internacional ratificó la vigencia de los pedidos de captura y se negó a dejar sin efecto las circulares rojas emitidas contra los sospechosos.

El memorándum ingresó al Parlamento iraní algunos días antes, el 10 de marzo de 2013, para nunca ser aprobado. Por lo tanto, en términos reales, el Memorándum nunca entró en vigencia. Este último es el principal argumento de quienes desestiman la denuncia de Nisman, al entender que de esta manera no se hubiera consumado el o los delitos.

Numerosos juristas que analizaron aquella denuncia presentada en 2015 dieron por tierra con la acusación y los fundamentos, e incluso muchos la calificaron impropia de “un abogado, ni mucho menos un fiscal federal”.

Desafuero

Para aprobar el desafuero de la ex presidenta y hoy senadora se necesita una mayoría especial. La Constitución Nacional establece que se requieren dos tercios de los votos, es decir 48 (o menos, dependiendo de las ausencias y abstenciones).

Si bien resuena inmediatamente el antecedente del desafuero en Diputados y posterior detención de Julio De Vido, en este caso no pareciera que vaya a ser sencillo para el macrismo conseguir los escaneos necesarios. Las razones están vinculadas a una conformación muy distinta de la Cámara Alta, pero sobre todo al altísimo perfil político de la ex presidenta.

La respuesta

Varias organizaciones sociales y políticas expresaron su repudio ante el procesamiento, pedido de desafuero y detención de los ex funcionarios. Varias de ellas se movilizaron ayer a Plaza de Mayo “contra la política de represión, la criminalización de la protesta social y la persecución a dirigentes sociales, sindicales y políticos opositores”.

Nuestros temas