Redacción Canal Abierto | Los movimientos sociales y los sindicatos de la CTA Autónoma y de los Trabajadores marcharon este miércoles “contra el ajuste y la represión”, una síntesis que simboliza el repudio a las reformas que el Gobierno intentará aprobar antes de fin de año y significarán un recorte violento para los bolsillos más castigados: trabajadores formales, informales, desocupados y jubilados.

Pese a los 32 grados de temperatura, la marcha fue multitudinaria. Cientos de miles avanzaron por la 9 de Julio, pasaron el Ministerio de Desarrollo Social y llegaron hasta Avenida de Mayo, donde se encontraba el escenario. Allí, oradores de las tres organizaciones que integran el bloque de “los Cayetanos” -Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC), y Barrios de Pie- y sindicatos le dieron voz al reclamo.

“Esta política neoliberal en vez de aprobar leyes a favor del pueblo, pretende aprobar leyes a favor de las empresas trasnacionales, por eso esta unidad nos guía, ustedes nos ayudan en la calle, debatiendo junto al que es diferente cómo construir la fuerza unida de las trabajadoras y los trabajadores organizados”, sostuvo el secretario general de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy.

Y anticipó el acampe que durará toda la noche: “Hoy, al finalizar esta marcha, estaremos abrazando el Congreso para que estos miserables que quieren aprobar leyes antipopulares no lo puedan hacer”. Luego confirmó que este jueves habrá una nueva marcha al Congreso ante el anuncio de que Diputados tratará ese día las reformas tributaria y previsional.

Por su parte, Juan Carlos Alderete, dirigente de la CCC, agregó que el Gobierno “ha pasado a la ofensiva” y busca imponer las leyes “que le exigen el monopolio, los terratenientes y el Fondo Monetario Internacional”. “Están apurados para aprobarlas porque saben que los trabajadores, incluso los que votaron a este gobierno, en la medida en que conocen en qué consisten estas reformas, se manifiestan en contra”, agregó.

“Están decididos a seguir reprimiendo, ajustando y concentrando la economía –manifestó, por su parte, Esteban “Gringo” Castro, dirigente de la CTEP-. Nosotros, que nos seguimos organizando, decimos que no estamos de acuerdo y no queremos que nos sigan matando a los pibes pobres por pelear y defender la tierra”.

En tanto, Daniel Menéndez, referente de Barrios de Pie, bregó por la declaración de la emergencia alimentaria en un contexto de “30% de pobres” que “no pueden ignorar”.  “Hace dos meses este gobierno se propuso, a través del diálogo, consensuar reformas estructurales ignorando que hay un sector central que tiene que sentarse a discutir en esa mesa,  y nosotros fuimos a cada escuela, con ollas populares en todo el país, denunciando que lo que se tiene que discutir en la Argentina es la agenda social, es la principal realidad que hoy tiene nuestro país, no podemos tolerar más que se diga que hay millones de argentinos y hogares viviendo en la pobreza, que la mitad de los chicos en nuestros barrios viven en hogares pobres”, finalizó.

Durante la desconcentración se produjeron algunos empujones e incidentes con la Gendarmería, cuando parte de la columna llegó a Plaza Congreso.

en octubre

Nuestros temas