Por Ramiro Lorenzo | El Concejo Deliberante de Olavarría aprobó este miércoles subir la tasa municipal, el transporte público y el estacionamiento medido, con los votos de quienes en campaña electoral habían prometido no hacerlo.

Amparándose en un supuesto déficit, el oficialismo de Cambiemos y la oposición que responde al ex intendente José Eseverri (ex massista) acordaron un nuevo ajuste sobre los vecinos de la localidad bonaerense. La tasa de seguridad e higiene sube en un 50%, al igual que el impuesto rural. El estacionamiento medido en un 300% y el del transporte en un 34%.

Durante la sesión se votó una moción para incrementar el “impuesto a la piedra”, que fue rechazada casi por la unanimidad de los ediles. La propuesta buscaba gravar la extracción de arcilla y piedra que suministra la producción de las cementeras, entre ellas Loma Negra y Cemento Avellaneda, las más grandes. La decisión mayoritaria dejó en claro el poder de lobby de las empresas.

La Unión del Pueblo, en tanto, denunció el desmedido crecimiento patrimonial de los propietarios de Nuevo Bus y Ola Bus, empresas de transporte que este año recibieron subsidios por $50.000.000. Sin control del Estado sobre el destino de esos fondos, los concejales dieron vía libre a un nuevo incremento del pasaje.

Desde la mañana la sede legislativa se vio militarizada. Las fuerzas de seguridad limitaron al máximo la circulación de transeúntes por calle Rivadavia, y la participación de las personas que se movilizaron hasta ahí. Sólo pudieron ingresar al recinto 50 personas, previo cacheo y registro policial.

en octubre

Nuestros temas