Redacción Canal Abierto | La ola de despidos en el Estado con la que el Gobierno cerró el año avivó el fuego de la movilización que ATE desplegó en las principales ciudades del país.

En la Ciudad de Buenos Aires, la marcha de la Asociación de Trabajadores del Estado comenzó a las 11 en el Obelisco para luego dirigirse hacia el Ministerio de Modernización. Los trabajadores también realizaron movilizaciones masivas en Rosario, Formosa, Río Negro, Esquel, Chaco, Tucumán, San Luis, Salta, La Pampa, Catamarca, Mar del Plata, Tucumán y Azul, entre otras ciudades.

Sólo hasta el 31 de diciembre y en el Estado Nacional, se contabilizaron 1135 despidos. A la fecha, esa cifra sigue en alza y se vuelve más abrumadora al sumar las cesantías en la Provincia de Buenos Aires y en municipios bonaerenses con gobierno oficialista, como Quilmes, Morón y Tres de Febrero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Nuestro patrón no es el gobierno de turno sino el pueblo argentino”, sostuvo Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de ATE en el palco frente a la cartera que conduce Andrés Ibarra, el impulsor del Plan de Simplificación del Estado que planea seguir recortando personas y partidas para paliar un déficit fiscal que crece de la mano de los intereses de la deuda externa.

Desde el exterior, diversos sindicatos también respaldaron a los estatales.

Fotos: Luciano Dico

Nuestros temas