Redacción Canal Abierto | “No queremos seguir tomando deuda y obligar a nuestros hijos y nietos a pagarla”, había asegurado el presidente Mauricio Macri el martes 2 de enero, luego de recorrer las obras de ampliación del Parque Eólico Rawson, en una breve interrupción de sus vacaciones patagónicas.

Este viernes 5, a tan sólo 3 días de aquellas declaraciones, el Ministerio de Finanzas que encabeza Luis Caputo emitió deuda externa por 9 mil millones de dólares. Los títulos a 5, 10 y 30 años fueron colocados por los bancos Citigroup, Deutsche Bank, BBVA, Santander y HSBC.

El monto representa un tercio del autorizado para emitir en el exterior para el 2018, según el monto asignado por el Congreso en el presupuesto 2018, aprobado la semana pasada por el Congreso de la Nación. El límite fijado en la “ley de leyes” comprendía un límite al endeudamiento de 30 mil millones de dólares para todo el año.

La emisión incluyó un rendimiento del 4% anual para los títulos a 5 años, del 6,25% para los papeles a 10 años y del 7% para los bonos a 30 años. La rentabilidad ofrecida por los papeles argentinos se encuentra muy por encima de los valores internacionales, sobretodo comparado a economías emergentes de la región. Ejemplo de ello es México, que el miércoles 3 de enero emitió un bono a 10 años al 3,8%.

Según el portal especializado en finanzas CBonds, el año pasado Argentina alcanzó un nuevo récord: el 20% de los dólares emitidos en el mercado internacional de deuda corresponden al Estado argentino. Para fines de octubre Argentina había tomado 36 mil millones de dólares de los 183 mil millones emitidos globalmente.

en octubre

Nuestros temas