Redacción Canal Abierto | Esta semana la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) informó que más de 1,3 millón de jubilados con más de 30 años de aportes recibirán en enero un reajuste en sus haberes que “les garantizará” cobrar el 82% del salario mínimo, vital y móvil (SMVM). Es decir, que desde el 10 de enero su haber pasaría a 7790 pesos.

Actualmente, el sueldo mínimo de un trabajador en actividad es de 9500 pesos, por lo que se establece un aumento promedio de 528 pesos en lo que reciben los jubilados.

“Si bien estamos hablando de una cifra que todavía es bastante magra, el 82% que empezó a regir esta semana debería alcanzar a todos los que cobran la jubilación mínima, y no sólo para quienes tuvieron la suerte de -en el pasado- contar con un empleo en blanco o un patrón que pagaba los aportes correspondientes”, asegura en esta entrevista con Canal Abierto Silvia Arce, abogado especializada en temas previsionales y fundadora de jubilarnos.com.

En este sentido, agrega: “No se trata sólo de un criterio de justicia y solidaridad para cerca de 3 millones de personas que entraron en la moratoria previsional por no tener esos años de aportes, y que en definitiva es gente en situación de vulnerabilidad económica. También estamos hablando de la potencial ola de juicios de parte de millones que se sienten discriminados”.

Además, la abogada previsional explica que, según la última medición, “la canasta básica para un jubilado está, aproximadamente, por encima de los 16 mil pesos. Por lo tanto hoy, con la aplicación de este 82%, esa mínima (7790 pesos) ni siquiera alcanzaría a cubrir la mitad de las necesidades”.

Por otra parte, la especialista se refiere al bono que el Gobierno debió otorgar producto del rechazo popular a la reforma previsional aprobada en diciembre: “También acá vemos una distinción: con los 30 años de aportes, van a cobrar 750 pesos, y sin esos años de aportes, será de 350 pesos”.

El fracaso de la “reparación histórica”

“A mi entender fue un remedio excepcional para aquellos que pretendían cobrar parcialmente lo que les correspondía”, afirma Arce, y detalla: “Para ponerlo en números, la cuestión fue así: si a un jubilado le correspondía 5 y no lo cobraba, hacía un juicio por 10, pero que luego con la reparación terminó cobrando 7”.

“Ahora el problema es que quieren aplicar la reparación histórica a todos, haciendo lobby en la justicia. No se quedaron con la etapa voluntaria donde sólo ingresó el 5% de los jubilados que habían iniciado un juicio de re ajuste. Como no pudieron convencer al resto, fueron por la via compulsiva”.

El fututo de ANSeS y el sistema previsional

“Por las medidas que viene llevando a cabo el Gobierno, pareciera que quieren llevar a la ANSeS a que no pueda solventarse como lo venía haciendo”, indica.

“De hecho, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad tiene la obligación de informar permanentemente cómo invierte esos fondos. Sin embargo, hace casi seis meses que no se sabe qué hacen con los fondos”.

Por último, y ante la pregunta sobre cuál sería el modelo previsional al que apunta la gestión Cambiemos, Arce considera: “Cascotean ANSeS para que, una vez en el piso, lleguen las empresas privadas amigas a salvar la situación. Ese es nuestro miedo porque sabemos que eso no funcionó y fue una gran estafa para todos, activos y pasivos. Sólo se benefició el sector empresarial”.

Entrevista completa:

 

Lanzamiento

Nuestros temas