Redacción Canal Abierto | Este 22 de febrero a las 8:32 hs. volvió a sonar una alarma en la estación de Once, en el barrio porteño de Balvanera. Como cada año, en esta oportunidad al cumplirse el sexto aniversario, los familiares de las 52 víctimas de la Tragedia de Once recuerdan el horario exacto en el que el tren se empotró contra un andén.

En un acto con varios oradores y la presencia de asociaciones de víctimas y Ong’s solidarias, Paolo Menghini – padre de Lucas Menghini Rey, el último fallecido en ser hallado dentro del tren- leyó un documento consensuado entre los familiares y amigos de las víctimas. Entre otras cosas, el mensaje volvió a pedir que la Cámara Federal de Casación resuelva sobre las sentencias de los condenados.

Al respecto, Menghini sentenció: “Es la única manera de que los condenados estén tras las rejas, donde deben estar”.

Si bien la justicia logró probar que lo ocurrido el 22 de febrero de 2012 no fue un accidente, sino producto de la corrupción de un sistema que desviaba plata para el mantenimiento de los trenes a los bolsillos de funcionarios y empresarios, ese fallo histórico aún no está firme.

Hasta el momento, los condenados por el hecho son Juan Pablo Schiavi, quien era secretario de Transporte cuando ocurrió la tragedia, y a quien dictaron una pena de 8 años de prisión, siendo la de mayor duración. A su antecesor, Ricardo Jaime, le dictaron 6 años, 9 para el empresario Sergio Cirigliano, y 3 y medio para el maquinista del tren, Marcos Córdoba.

La corrupción también mata

“Fueron 3 mil millones de pesos que, en vez de destinarse a cuidar a la gente, fueron a los bolsillos de Jaime, Schiavi, los Cirigliano, etc. Y una mañana de febrero de 2012 quedaron 52 inocentes muertos en las vías”, recordó Paolo Menghini, y agregó: “Nuestro caso es tan cruel y manifestó tan claramente lo que genera la corrupción enquistada en los poderes empresariales y políticos, que ha hecho que cambie una conciencia social”.

“También hemos sido críticos con Florencia Randazzo, porque no nos olvidamos del uso político que hizo de la compra de trenes sobre la sangre de nuestros familiares. Él, cuando testimonió en el juicio que se lleva adelante contra Julio De Vido, no tuvo otra opción que reconocer el desastre que había encontrado en el área de transporte cuando asumió: mantenimiento diferido, la falta de inversiones, de seguridad, etc”, señaló el padre de Lucas, y agregó: “Si hubiese estado todo tan bien, como decían, la tragedia no hubiera sucedido y Randazzo no hubiese tenido que salir a comprar trenes nuevos a China”.

Encuentro en Casa Rosada

El presidente Mauricio Macri recibió esta tarde a un grupo de familiares en el Salón Norte de la Casa Rosada.

“Le contamos nuestra experiencia en estos 6 años, expresamos la necesidad de que se haga justicia, que haya mayor celeridad en los procesos y causas. También hablamos de la respuesta que el Estado argentino tiene que dar cuando se produce una tragedia como la que vivimos”, afirmó.

“Somos absolutamente democráticos, donde nos organizamos desde una horizontalidad absoluta: venimos de distintos lugares, formación, historias, y por ende tenemos distintas ideologías y formas de ver la Argentina. Por eso hacemos del diálogo y el consenso un motor a la hora de decidir cada actividad que realizamos. En nuestros actos pueden convivir el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, con dirigentes críticos con el Gobierno, como puede ser  Vilma Ripol, Rubén “Pollo” Sobrero o Nora Cortiñas”.

Menghini contó que, además, charlaron sobre el llamamiento que esta semana hicieron al Congreso de la Nación para que endurezca las penas y los procedimientos penales sobre funcionarios involucrados en casos de corrupción. “No puede ser que un delincuente de escritorio, que asume la responsabilidad de representar a la población, sea igual que un ciudadano común”, opinó.

en octubre

Nuestros temas