Redacción Canal Abierto | “Qué huelga pudo sostenerse sin que los trabajadores estuvieran alimentados, vestidos. Quiénes preparaban los alimentos, quiénes estaban en los fondos de huelga, quiénes fueron a negociar y a acordar con los almaceneros de los barrios para que contribuyeran a los fondos de huelga, quiénes limpiaban antes y después de las asambleas, quiénes preparaban las camas de sus compañeros, quiénes salían a buscar changuitas alternativas”. Para Valeria Pita la respuesta es sencilla: “Ninguna huelga hubiera prosperado sin el trabajo invisibilizado de las mujeres”.

En vísperas del 8 de marzo y de la movilización por el Día Internacional de la Mujer, la docente de la UBA, investigadora del CONICET y especialista en historia social con perspectiva de género visitó Canal Abierto y analizó las reivindicaciones del movimiento de mujeres de ayer y hoy.

“Quienes escriben historia son bastante responsables del silencio al que la historia sometió a las mujeres”, asegura. Y se anima a ir más allá: “la pregunta es por qué”.

Al respecto, Pita aporta una nueva mirada. “Desde el campo de la Historia, de la Sociología, de las Humanidades, donde las mujeres venimos intentando establecer otra voz acerca del pasado, acerca de la sociedad, hemos tenido que luchar para ser oídas, y es la fuerza que da el colectivo de mujeres para elevar nuestra voz, para decir que las mujeres también somos sujetos y agentes de la historia -relata-. Que se trata no solamente de reconocer a las mujeres importantes sino (de destacar) que las mujeres de carne y hueso, las mujeres anónimas, aquellas que diariamente construyeron una trama, resistieron, estuvieron armando estrategias. Reconocer a esas mujeres es reconocer a muchas de nosotras, a nuestras abuelas, que pusieron su granito de arena”.

“Al movimiento obrero lo han atravesado las mismas disputas y las mismas relaciones por el poder, porque los trabajadores formaron y forman parte de una cultura patriarcal que sostiene una supuesta supremacía masculina por sobre la femenina, y es ahí donde se originaron relaciones de poder donde la desigualdad y la supuesta minusvalía de las mujeres estuvo a la orden del día”, recuerda.

Con miras al paro internacional de mujeres de este jueves 8 de marzo, la historiadora señala que, fundamentalmente, el objetivo es el de “luchar  para desmontar este sistema de valores e ideologías que fortalece la dominación que hace infelices a tantas mujeres, y a tantos varones”

Entrevistadora: Inés Hayes, periodista de la Agencia ACTA-CTA, docente universitaria.

 

Entrevista completa:

Nuestros temas