Redacción Canal Abierto | Este año será el tercero en el que el reclamo NiUnaMenos ocupará las calles del país. Innumerables organizaciones feministas y manifestantes marcharán este lunes 4 de junio en un contexto que, lejos de mejorar, empeora. De enero a mayo de 2018, se cometieron 114 femicidios, lo que da una mujer asesinada cada 32 horas.

El número surge del Informe de Investigación de Femicidios del Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano”, coordinado por la Asociación Civil La Casa del Encuentro. Esta organización viene realizando desde hace años un relevamiento de casos ante la ausencia de estadísticas oficiales sobre femicidios en Argentina. El número contabilizado es aterrador: de 2008 a 2017, los femicidios sumaron 2.679.

En 2008, habían sido 208 las mujeres asesinadas. En 2009, fueron 231; en 2010, 260; en 2011, 282; en 2012, 255; en 2013, 295; en 2014, 277; en 2015, 286; en 2016, 290; y en 2017 la cifra ascendió a 292.

De los 114 femicidios registrados este año, la mayor parte fueron producidos por parejas (44) o ex parejas (25). De estos hombres, la mayoría tiene entre 31 y 50 años (39 casos), le siguen los que tienen entre 18 y 30 años (27), y por último los que están entre los 51 y 65 años. También hay cinco victimarios de entre 13 y 18 años.

En lo que refiere a las víctimas, durante los primeros cinco meses de 2018 hubo cuatro travesticidios y seis mujeres migrantes asesinadas. Los métodos de los asesinos fueron tan variados como sádicos: hubo apuñaladas, baleadas, golpeadas, estranguladas, asfixiadas, degolladas e incineradas. ¿El lugar? Su casa, donde ocurrieron 33 de los femicidios. En otros 26 casos, el asesinato sucedió en las viviendas que compartían con el victimario, diez se perpetraron en otras viviendas y nueve en la vía pública.

Entre las 114 asesinadas hay muchas mujeres muy jóvenes, con hijos muy pequeños. Como resultado, sólo este año 107 niños quedaron sin mamá, de los cuales el 76% son menores de edad. Desde 2008 a 2017, los niños y adolescentes cuyas madres fueron asesinadas llegó a 3.378.

Este año, en el marco del debate sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo en la Cámara baja, una de las consigna de la marcha será “Ni Una Menos por los abortos clandestinos”. La deuda externa creciente y el inminente acuerdo con el FMI dio lugar a otra: “Vivas, libres y desendeudadas nos queremos”.

Estreno

Nuestros temas