Por Carlos Saglul | Carla Ortiz nació en Bolivia donde trabajó como modelo y actriz. Vivió en México y luego se radicó en Estados Unidos donde reside. Actualmente trabaja en un documental sobre la mujer siria en tiempos de guerra. Es estos días viajó por novena vez a Siria para rescatar testimonios en ese país. “Los medios occidentales no han difundido lo que pasa verdaderamente. Me encontré con los enviados en los hoteles internacionales, pero casi nunca en los frentes de batalla. Recorrí ya el setenta por ciento del territorio. La gente quiere que el ejército sirio la libere de la pesadilla de terrorismo –relata-. Los relatos que, cuentan, sucedieron bajo la ocupación de los fundamentalistas son escalofriantes. Mi vida, después de escucharlos, jamás volverá a ser igual”.

Estuviste estos días en Estados Unidos y pudiste constatar que hay un bloqueo informativo en occidente sobre cuál es la situación en Siria…

Salí de Siria hace pocos días y puedo decirte que la situación es muy diferente de lo que se sabe en occidente. Las cosas van mejorando a pasos gigantescos. La gente ha recuperado la esperanza y está volviendo a sus hogares. Los niños han retornado a clases y las calles están llenas de gente que te saluda. Damasco está por fin completamente libre de Isis y otros grupos armados.

El problema en Occidente no es solo el bloqueo de la información real sobre Siria. El nivel de desinformación que existe en nuestros medios de comunicación alimenta una verdad manipulada que sólo empuja a continuar la guerra.

Se necesita con urgencia un acuerdo de paz que permita al pueblo sirio comenzar la reconstrucción de sus vidas. Es difícil poder narrar lo que han sufrido. Violaciones, torturas, desollamientos, cada relato que te cuentan es de un horror extremo. Pero increíblemente tienen esperanza. Pido que Occidente no aplaste esa esperanza.

 ¿Habrá nuevos bombardeos norteamericanos a pesar de que el argumento sobre la existencia de armas químicas ha sido desbaratado?

Los bombarderos han continuado. Israel ha seguido bombardeando, Turquía ha seguido interviniendo. Y Estados Unidos y Francia han abierto fuego contra bases militares sirias. Todo esto significa una abierta violación del derecho internacional a las normas de guerra. Pero esto no está en las noticias. No digo que en el pasado el gobierno sirio no haya oprimido al pueblo. Señaló lo que veo, la agente quiere que terminen con el terrorismo. Occidente está bombardeando a quienes combaten al terrorismo y creo lo han vencido.

 ¿Cuál es la relación entre Estados Unidos y el terrorismo que agrede a Siria?

Lamentablemente, hemos demostrado en estos siete años de guerra que siempre están ligados de forma directa e indirecta. Durante la presidencia de Barack Obama se han encontrado un sinfín de armas hechas en Estados Unidos en manos de grupos denominados terroristas por el mismo gobierno norteamericano. Ahora mismo, cuando Yarmouk fue liberado de Isis, en el trato de evacuación de algunos de los terroristas que salieron en las combi facilitadas por el gobierno sirio se ve que ellos y sus familias se relocalizaron en la zona del desierto donde están las bases norteamericanas establecidas ilegalmente. También se encontraron armas francesas, inglesas en manos de los terroristas. Es más que difícil entender cómo después de tantas pruebas existe confusión en los medios occidentales sobre quién es el enemigo de la paz en Siria.

Denunciaste a la supuesta organización humanitaria Cascos Blancos. ¿Cuál es tu visión sobre el tema?

No es una visión. He estado en tres bases de operaciones de los Cascos Blancos en tres ciudades diferentes. Todas ellas están al lado de campamentos de grupos terroristas. Son vecindarios cerrados reservados para militantes armados de diferentes facciones. Donde preguntas por los cubiles de los terroristas, te dicen que no los conocen. Es súper desesperante ver que todos te repiten lo mismo. Nadie ve nada aunque los terroristas están a la vista de todos.

Lo peor es que en estas ciudades muchos jóvenes y hasta niños fueron obligados a unirse a estas organizaciones que los adoctrinan y obligan a jurar lealtad a los grupos terroristas. Los utilizan en atentados.

Estados Unidos ha justificado junto a Occidente la intervención en Siria en base a videos sobre violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno sirio realizados por estos Cascos Blancos que trabajan a la par de los terroristas y dicen ser una organización humanitaria.

¿Cómo llegaste a Siria desde Bolivia?

Mi primer viaje fue en febrero del 2016 y llegue desde Los Angeles donde está mi residencia. En dos años vi la guerra de grupos armados extremistas que controlaban al 70 por ciento de Siria y hoy, más de dos años después, veo a una Siria libre de odio y victoriosa, luego de recuperar el 80 por ciento de su territorio del terrorismo. Es muy hermoso para mí.

Uno no anda gratis entre tanta muerte y sale indemne. ¿Qué cambió en vos la experiencia siria?

Todo. Cambió mi forma de ver el mundo. Entender que todos somos Siria, Irak, Libia y Afganistán. Que mis acciones pueden aportar a que exista un mundo más tolerante y compasivo. La gente que sobrevive en estado de guerra ve la vida como un regalo diario y tiene mucho que enseñarle a occidente donde vivimos ciegos ante tanto dolor por nuestro cinismo e indiferencia. Aprendí que una nación unida a pesar de las diferencias políticas, culturales o religiosas y aún frente a enemigos poderosos puede lograr una victoria que no es otra cosa que la paz. No hay lucro que justifique la guerra. Aunque te suene ingenuo, creo más que nunca en la fuerza del amor.

 

en octubre

Nuestros temas