Redacción Canal Abierto | Gracias a las históricas militantes de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito; a “las pibas” de los secundarios; y a la presión ejercida por una sociedad movilizada que debatió profundamente durante los dos meses que duraron las audiencias, la Ley consiguió esta mañana media sanción.

Fueron 22 horas de sesión que terminaron con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención, y una explosión catártica en las calles que rodean al Congreso entre la militancia –mayoritariamente compuesta por mujeres- que aguantaron una vigilia histórica desde las 12 del mediodía del miércoles para apoyar la Ley por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.


Dentro del recinto, todos los bloques votaron divididos con excepción del Frente de Izquierda de los Trabajadores y evidenciaron que el tema atravesó las ideologías y expuso las subjetividades.

En la Plaza Congreso, la vigilia que apoyaba la Campaña compartió espacio -valla policial mediante- con quienes se manifestaron en contra, en una columna sobre el lado sur mucho menos nutrida que se sostuvo durante algunas horas.

Las perlitas del recinto

La sesión dejó intervenciones que quedarán en los anales del ridículo legislativo. La diputada Estela Regidor Belledone (Cambiemos) comparó embarazadas con perritas, su par Ivana Bianchi (Unidad Justicialista) imaginó un posible “tráfico de cerebros e hígados de fetos” si la ley salía, y el diputado Alfredo Olmedo (Salta Somos Todos) le pidió al presidente Mauricio Macri un veto “a favor de la vida”.

Por su parte, la vocera de Cambiemos, Elisa Carrió, se apersonó en el recinto recién a las 3 de la mañana para pronunciarse en contra, luego de haber tuiteado a lo largo del día desde una capilla asegurando que “No es necesario hablar”. Luego de la votación afirmativa, pidió la palabra para decir que había callado “para preservar la unidad de Cambiemos”. Finalmente, se retiró antes de la votación en particular -tras un aplaudido discurso de su compañera de bloque Silvina Lospenatto que nombró a las mujeres de la Campaña- al grito de “lloren, lloren” y advirtió: “la próxima, rompo”.

En tanto, el presidente del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, denunció que su número de teléfono había sido “viralizado” y manifestó: “un verdadero católico no amenaza ni desea el mal. No apoyo el aborto, solo creo que la criminalización de la mujer fracasó”.

El dato de color final lo dejaron dos diputados santiagueños que equivocaron su voto, y luego de la votación advirtieron que habían sido contabilizados como positivos cuando eran, en realidad, se habían pronunciado negativamente. El error no alteró el resultado: la ley obtuvo media sanción y, en septiembre, se discutirá en el Senado.

Fotos: Luciano Dico

en octubre

Nuestros temas