Redacción Canal Abierto | El Diario de Paraná, Entre Ríos, despidió a 57 empleados. La situación de los trabajadores es alarmante: les deben ocho meses de sueldo, retroactivos y aguinaldos.

El matutino tiene 104 años de vida y es el principal medio de la ciudad de Paraná, capital de la provincia de Entre Ríos.

De los despedidos, 52 pertenecen a El Diario y cinco son trabajadores de La acción, otro de los periódicos entrerrianos que forman parte de la misma firma. Esta sociedad está compuesta con mayoría de acciones por el empresario Ramiro Nieto y en menor medida por Luis Miguel Etchevehere, actual Ministro de Agroindustria y ex presidente de la Sociedad Rural.

“Hay personas que tienen 30 años de antigüedad y no cuentan con la indemnización por el trabajo realizado. La situación es caótica”, relata en diálogo con Canal Abierto, Silvina Ríos, prosecretaria gremial de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) y dirigente del Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación (SETPyC) .

Al parecer, los telegramas de despidos surgen a raíz de la venta del medio y un pedido explícito de los nuevos compradores. “Andrés Arias es el abogado presidente de la comisión y nos dijo que quien va a comprar el diario pidió que la planta de personal esté a la mitad para cuando lo reciba. Aparentemente sería Nahuel Caputto”.

Caputto es el actual dueño del diario El Litoral de Santa Fe y preside la Asociación de Diarios del Interior de la República Argentina (ADIRA), la cámara que representa a casi la totalidad de los diarios del interior (desde las grandes empresas como La Gaceta, La Capital y La Voz del Interior, hasta los diarios regionales más pequeños) y quien negocia las paritarias.

La trama detrás del vaciamiento del periódico es aún más oscuro. Uno de los hermanos de Etchevehere realizó una acción de amparo para que le paguen el sueldo porque figura como trabajador. “Lo que hace la justicia es darle diariamente  toda la recaudación que entra en la caja del diario. Se la deposita en una cuenta para que vaya cobrando el salario”, relata Ríos.

Actualmente, El Diario continúa imprimiéndose ya que tres trabajadores que no recibieron telegramas siguen sosteniéndolo a pesar de los despidos y la terrible situación de sus compañeros.

Por lo pronto los despedidos se encuentran a la espera de la conciliación obligatoria  para que las partes negocien. “Esperamos que los compañeros puedan recibir algo de dinero por lo menos para poder palear la situación”, explicó la dirigente.

en octubre

Nuestros temas