Redacción Canal Abierto | La nueva administración del Hospital Materno Infantil de Jujuy dejó a 24 trabajadores en la calle, y sin cobrar sus sueldos desde octubre de 2017.

Matías Brizuela, secretario general de ATE Jujuy, explicó en diálogo con Canal Abierto, cómo se dio esta situación. “El problema comenzó cuando el Gobierno decidió cambiar de director en el Hospital. La nueva titular hizo ingresar personal que no estaban dentro de los concursos, y ocuparon el lugar de estos trabajadores que estaban esperando por su ingreso por orden de mérito”.

Se trata de 24 empleados que, mientras esperaban por su turno para ocupar de manera titular los cargos, realizaban suplencias en la maternidad y el hospital de niños. Sin embargo, desde octubre el pago de sus salarios se frenó.

Hoy, en una audiencia con el secretario de Salud de la provincia, Pablo Jure, se les informó que sus contratos expiraron y por eso se los desafecta. “Nosotros repudiamos esto totalmente. ¿Cómo pueden caducar contratos que ni siquiera comenzaron su ciclo? Después de dejarles en claro que no podrán acceder a los cargos, les ofrecieron un contrato por dos meses para no perder personal ante la gran cantidad de casos de gripe que hay en la región. Una vez finalizados esos dos meses no se renovarían contratos”, manifestó Brizuela.

Por este motivo, desde ATE Jujuy decidieron en asamblea, realizar el próximo lunes a partir de las 8 de la mañana, un reclamo con permanencia en el Ministerio de Salud. Será en el marco del paro general de todas las centrales de obreros, y a pesar de que estos trabajadores no están afiliados al gremio, sienten la “responsabilidad de acompañar a los compañeros”.

“Vamos a visibilizar esta situación porque acá se creó un plan estratégico de salud en marzo, en el cual se establecía que no se puede despedir a ningún trabajador, y ahora utilizaron la excusa de vencimiento de contratos para dejar a estos empleados en la calle. En su momento, todos los sindicatos repudiamos este plan por ser excluyente y arbitrario. Y ahora vemos que su accionar es así. El director dispone que se terminan los contratos y no hay lugar para ningún tipo de reclamo”, agregó el gremialista.

También se refirió a la problemática que atraviesa la provincia en general: “Para Morales, Jujuy es un laboratorio en donde se aplican todas las disciplinas en contra de los trabajadores, y por protestar les descuentan el sueldo, se los despide, se los reprime. Estamos una lucha constante. En enero echaron a 85 trabajadores, los cuales fueron reincorporados gracias al accionar del gremio. Y ahora se dio esta situación y estamos acompañando en las medidas de fuerza.

Lanzamiento

Nuestros temas