Redacción Canal Abierto | Representantes de diferentes movimientos sociales se reunieron hoy con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, para discutir una vez más la situación de ajuste y crisis económica. Pero la reunión no salió como se esperaba.

Mientras las organizaciones pidieron que se aumente el Salario Social Complementario y los cupos de alimentos, y que se implementen finalmente las cinco leyes que encabezaron el reclamo de la Marcha Federal el pasado 1 de junio, el Gobierno optó por una contraoferta poco sustanciosa: aumentar gradualmente los programas de empleo que llegarían con el aumento a fin de este año, lo que equivale a la mitad un salario mínimo,vital y móvil.

“Están viendo la realidad de espaldas. Es preciso realizar un aumento de la asignación universal por hijo, otorgar un aguinaldo y fortalecer los comedores. La oferta del gobierno es por demás insuficiente para contener el cuadro social”, explicó Daniel Menéndez, coordinador de Barrios de Pie.

En la multitudinaria movilización del mes pasado, los movimientos -encabezados por Barrios de Pie, CTEP y la CCC- habían reclamado al Gobierno cinco puntos que forman el eje de sus peticiones: emergencia alimentaria, integración urbana, infraestructura social, emergencia en adicciones y un plan para la agricultura familiar. Recientemente, se sumó el rechazo al acuerdo del gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y, por consiguiente, al ajuste.

En la reunión que mantuvieron hoy, el Gobierno ofreció un aumento que llegaría tarde y sería magro y negó que se vaya a otorgar aguinaldo a quienes cobran el salario social, como trascendió día atrás.

“La situación es crítica aunque las discusiones están encaminadas. Va a haber un aumento del 26,5%. Nuestros compañeros están ganando $4.700  y para fin de año ganarán $6.000, eso es lo que nos ofrecen”, afirmó en diálogo con Canal Abierto, Esteban “Gringo” Castro, secretario general de CTEP.

Otra de las demandas de los dirigentes apuntó al cupo de alimento (el aumento de los montos que se envían a los comedores)  ya que la demanda es cada vez mayor y la situación se recrudece día a día. “Va a haber mayores cupos porque la situación es cada vez más acuciante. Lo que planteamos es que además del alimento, hay que salir a discutir con las grandes empresas productoras y con las minoritas que son las cadenas de hipermercados”, señaló Castro.

Además, el coordinador de Barrios de Pie indicó que al encuentro llevaron el informe realizado por la organización, en el que se indica que el 42% de los niños, niñas y adolescentes que concurren a comedores comunitarios se encuentran en situación de malnutrición.  “Esto tampoco alcanzó para que el Gobierno entienda la necesidad de declarar la Emergencia Alimentaria. De esta manera podría realizarse un fuerte fortalecimiento de los comedores escolares y comunitarios, lugares en donde comen uno de cada tres niños”.

En paralelo, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) indicó que el incremento del valor de la canasta en dólares, contrasta la caída del monto de las ayudas sociales entre el 2001 y 2018. Mientras que en 2001 el monto del Plan Trabajar era de entre $120 , $160 (en promedio $140) lo que durante la convertibilidad equivalía a US$140, en 2018 el monto en pesos del Argentina Trabaja y Ellas Hacen es de $4800, lo cual equivale en dólares US$ 160 con un tipo de cambio de $30,00.

Por lo pronto, en los próximos días los referentes de las distintas agrupaciones se reunirán nuevamente para coordinar los aumentos.

 

Foto: Luciano Dico.

Lanzamiento

Nuestros temas